10.01.2012

Uno, dos, tres

Contarte,
los lunares del cuello,
del pecho.
Contarte los besos. Tus manías.
Contarte todo,
para explicarte que llegas,
llegas rápido
a donde quieras de mí.
Donde mi boca no alcanza a decirte
que puedo caminar por cualquier camino,
mientras me lleve a tu espalda.
Y lograr cualquier cosa,
mientras te tenga conmigo.