8.26.2012

Vidrios

La copa vacía,
el vaso medio lleno,
vacío,
lleno,
lleno.
Lleno de otras cosas,
de otros labios,
de mi
principalmente.
De lo que merezco,
aún equivocada.

El vaso roto,
los vidrios, cortando -me-
cada noche de insomnio,
cada letra que no escribo,
que escribo
que no.

La copa que no existe,
porque te la llevaste hace años,
cuando no te importaba nada
como ahora,
como siempre.
Como siempre.

8.25.2012

Suelos

Termina de caerte en la tierra,
en el asfalto,
en donde quieras.
Pero cáete, y dáñate.
Dáñate la boca, la lengua, el odio.
La inmadurez, dáñate las mentiras.
Que se acabe mi paciencia, para tolerarte las palabras,
los gestos,
la hipocresía.
TÚ amor de papel,
con el que me amaste tantos años,
tanto nada.
Tanto ésto
y tanto vacío.

Termina de caerte,
pero cáete,
cáete más.

8.14.2012

T.

Y yo te pregunto, ¿perdonarme a mi?
Hay que comenzar por perdonarte a sí mismo primero.

Ira

Hay tanta ira que no se puede escribir.
Te pregunto cuánto más hace falta para quitarte la máscara,
sacar las mentiras
y eliminar el tiempo que pierdes creyendo que no te conozco.
Que no me conoces,
sobretodo la intuición que jamás me ha fallado.
Cuánto más necesitas para que sepas que un engaño no se perdona,
ni una, ni dos veces,
ni jamás.
Que las segundas oportunidades no existen
cuando son más de tres,
cuatro,
seiscientas.
Contigo, conmigo.
Que nada existe si volteas a ver lo que dañaste,
lo que tú dañaste esta vez.
Que fue tu culpa,
no mía como aparentas.
Como si fuese sencillo tapar el error,
como si fuese fácil revolver el pasado para ocultar este presente.
Como siempre.

Hay tanto dolor convertido en resentimiento
que .-te- perdí el respeto,
las ganas
y la madurez.
Que hoy se perdió todo,
hasta un poco más que eso.
Porque nadie merece tanta herida abierta,
tanto espasmo iracundo,
tanta traición y palabrería de amor vacío.
Porque definitivamente hay gente que no sabe amar,
y es que tú siempre supiste que eras uno de ellos.

Hoy también lo sé yo.

8.13.2012

Zamuro


¿Qué pasó?
el mundo nos quedó grande.
Hoy no vengo a enmendar, ni a hablar
sólo a decir que estaré bien.
Siento que ya no puedo más,
sabía y no quería aceptar,
¿y qué más da?

¿Por qué temer?
si nadie muere de amor,
y nunca fui tan sincero,
te deseo lo mejor.
Entiendo que no habrá marcha atrás,
el sueño ha llegado a su final,
¿y que más da?

triste felicidad

la siento hoy al verte,
me siento diferente.

Entiendo que no habrá marcha atrás,
sabía y no quería aceptar,

¿y que más da?

triste felicidad

la siento hoy al verte,
me siento diferente,
¿qué más da?

triste felicidad


la siento hoy al verte,
me siento diferente.

La vida sigue, la vida sigue...


http://www.charliepapa.com/musica.htm



8.07.2012

No se escribe

La alegría no se escribe,
se siente.
Las letras vienen después de contar el dinero que no sobra
y el tiempo que nos falta.
De medir esas -éstas- ganas de hacerlo bien,
pero que todo se me dañe.
Que sin querer,
se me dañe.
Y sin querer te dañe. También.

La alegría no se explica,
se siente.
Se siente y ya.
Las letras vienen después
por acordarse de que todavía no es el momento,
de que estamos lejos
aún teniendo todo cerca.
Aún teniéndote cerca,
aquí dentro.
Vienen cuando duele la impaciencia, la historia
las demás cátedras inútiles.
Vienen ahí, cuando no me consigues.
Cuando quiero que me encuentres.