11.23.2012

Quererte

Para quererte no hacen falta los colores,
ni las formas.
No hacen falta los fantasmas,
ni las ganas,
ni las sobras.
Para quererte es solo distancia.
Tiempo, sin espacio.
Para irnos es solo distinto,
es más que tú.
Que pasado,
pisado,
que nostalgia-s-.
Para quererte no hace falta nada,
ni siquiera yo.

10.01.2012

Uno, dos, tres

Contarte,
los lunares del cuello,
del pecho.
Contarte los besos. Tus manías.
Contarte todo,
para explicarte que llegas,
llegas rápido
a donde quieras de mí.
Donde mi boca no alcanza a decirte
que puedo caminar por cualquier camino,
mientras me lleve a tu espalda.
Y lograr cualquier cosa,
mientras te tenga conmigo.

9.13.2012

Pásame

"Sabemos que esto tiene que pasar, y que va a seguir pasando hasta que ya no pase más"

Paola Soto.

Pásame, o no me pases en lo absoluto.

8.26.2012

Vidrios

La copa vacía,
el vaso medio lleno,
vacío,
lleno,
lleno.
Lleno de otras cosas,
de otros labios,
de mi
principalmente.
De lo que merezco,
aún equivocada.

El vaso roto,
los vidrios, cortando -me-
cada noche de insomnio,
cada letra que no escribo,
que escribo
que no.

La copa que no existe,
porque te la llevaste hace años,
cuando no te importaba nada
como ahora,
como siempre.
Como siempre.

8.25.2012

Suelos

Termina de caerte en la tierra,
en el asfalto,
en donde quieras.
Pero cáete, y dáñate.
Dáñate la boca, la lengua, el odio.
La inmadurez, dáñate las mentiras.
Que se acabe mi paciencia, para tolerarte las palabras,
los gestos,
la hipocresía.
TÚ amor de papel,
con el que me amaste tantos años,
tanto nada.
Tanto ésto
y tanto vacío.

Termina de caerte,
pero cáete,
cáete más.

8.14.2012

T.

Y yo te pregunto, ¿perdonarme a mi?
Hay que comenzar por perdonarte a sí mismo primero.

Ira

Hay tanta ira que no se puede escribir.
Te pregunto cuánto más hace falta para quitarte la máscara,
sacar las mentiras
y eliminar el tiempo que pierdes creyendo que no te conozco.
Que no me conoces,
sobretodo la intuición que jamás me ha fallado.
Cuánto más necesitas para que sepas que un engaño no se perdona,
ni una, ni dos veces,
ni jamás.
Que las segundas oportunidades no existen
cuando son más de tres,
cuatro,
seiscientas.
Contigo, conmigo.
Que nada existe si volteas a ver lo que dañaste,
lo que tú dañaste esta vez.
Que fue tu culpa,
no mía como aparentas.
Como si fuese sencillo tapar el error,
como si fuese fácil revolver el pasado para ocultar este presente.
Como siempre.

Hay tanto dolor convertido en resentimiento
que .-te- perdí el respeto,
las ganas
y la madurez.
Que hoy se perdió todo,
hasta un poco más que eso.
Porque nadie merece tanta herida abierta,
tanto espasmo iracundo,
tanta traición y palabrería de amor vacío.
Porque definitivamente hay gente que no sabe amar,
y es que tú siempre supiste que eras uno de ellos.

Hoy también lo sé yo.

8.13.2012

Zamuro


¿Qué pasó?
el mundo nos quedó grande.
Hoy no vengo a enmendar, ni a hablar
sólo a decir que estaré bien.
Siento que ya no puedo más,
sabía y no quería aceptar,
¿y qué más da?

¿Por qué temer?
si nadie muere de amor,
y nunca fui tan sincero,
te deseo lo mejor.
Entiendo que no habrá marcha atrás,
el sueño ha llegado a su final,
¿y que más da?

triste felicidad

la siento hoy al verte,
me siento diferente.

Entiendo que no habrá marcha atrás,
sabía y no quería aceptar,

¿y que más da?

triste felicidad

la siento hoy al verte,
me siento diferente,
¿qué más da?

triste felicidad


la siento hoy al verte,
me siento diferente.

La vida sigue, la vida sigue...


http://www.charliepapa.com/musica.htm



8.07.2012

No se escribe

La alegría no se escribe,
se siente.
Las letras vienen después de contar el dinero que no sobra
y el tiempo que nos falta.
De medir esas -éstas- ganas de hacerlo bien,
pero que todo se me dañe.
Que sin querer,
se me dañe.
Y sin querer te dañe. También.

La alegría no se explica,
se siente.
Se siente y ya.
Las letras vienen después
por acordarse de que todavía no es el momento,
de que estamos lejos
aún teniendo todo cerca.
Aún teniéndote cerca,
aquí dentro.
Vienen cuando duele la impaciencia, la historia
las demás cátedras inútiles.
Vienen ahí, cuando no me consigues.
Cuando quiero que me encuentres.

7.08.2012

Distancia

Se rompió el puente
los peldaños
las cuerdas sosteniendo lo poco que quedaba.
Se estalló la paciencia, la tolerancia.
Las ganas de cuidarnos y querernos.
Ya no me importa.
Tú me obligaste a ser así,
¿te acuerdas?
-Que nada te importe- me decías,
que nada importe conmigo
porque nada me importa contigo.
Me hacías sentir.
Y lo dañaste,
me dañaste adentro
sin pensarlo te quedaste en silencio
mirándome
tocándome las cenizas, todavía calientes.
Me rompiste, completa.
Cual pared, con espinas al rededor
para que nadie se me acercara.
Nadie se me acerca porque soy tuya.
Qué descaro, que inocencia la mía.
Qué inmadurez de parte de ambos lados,
sobre la cornisa,
sin querer ver el precipicio,
del que estoy cayendo.

6.16.2012

Si no estás

Qué sentido tiene que me detalles
las ganas,
el amor.
Tu amor de papel que se daña con el agua,
cuando lo veo y estoy llorando.
Otra vez,
por tu culpa.
Qué lógica tiene, que me expliques
pero actúes al revés,
o ni actúes.
Que no te importe,
mejor,
que te valga madre lo que pida.
Lo que sienta.
Hasta lo que duela.
¿Qué sirve,
si ésto no sirve?
Si no alcanza el amor,
ni la esperanza
para hacerte el bien,
para que demuestres,
para que la línea sea línea.
No curvas, cortes
y personas detenidas.
Para que lo que hables esté al tanto de lo que haces.
Qué más hay que esperarte, si ni lo intentas,
si ni te importa.
Si ya no estás.

6.09.2012

Cercas rotas

A mi lo que me duele es lo que no existe,
lo que ignoras
porque es más sencillo alejarte.
Y no te entiendo,
ni me entiendo las acciones,
las decisiones.
Las ganas de rendirme.
Me duele lo que dejas por fuera,
porque no es importante,
para ti.
Mientras yo te espero todo el día para almorzar,
para besarnos,
mientras te espero las ilusiones que me nacen solas,
porque quiero que a ti te pase lo mismo.
A mi lo que me duele es lo que me está sobrando,
porque no lo aprecias,
porque ya no lo necesitas.
Me están sobrando las esperanzas,
rotas y dañadas.
Me estoy sobrando yo,
mientras tú restas nuestro futuro
más y más.
Y más.
Lo que me duele soy yo misma,
perdiéndote.

5.27.2012

Impasables

Que sea tu decisión
entonces,
porque ya no consigo motivos para seguir distante.
Que seas tú quien se vaya,
mientras yo muero,
mientras muero.
Porque sabes que muero.
Entre tanta basura de palabras,
incrédula
y es por el pasado.
Deberías entenderlo, porque no es justo el cargamento de culpas
aunque no seamos competencia.
Deberías darte cuenta
y unir si me dices,
si me sientes,
si me amas.
Unirlo con lo que haces,
con los besos,
con los golpes.
Unirte a ti,
para que me adhieras a tu vida.
Que sea yo quien me aleje, porque ya no te alcanzo
porque me rindo. Aunque siga presente.

Que seas tú quien se vaya,
aunque no puedas.
Aunque no quieras.

4.23.2012

Tristeza

Tengo los ojos cansados,
tristes,
secos.
La sonrisa -a veces- fingida y las marcas de los besos
que no me das con ganas
con fuerzas.
Que son costumbre y queman.
Que me queman.

Mi amor tengo -dura- la esperanza
derritiéndose.
Y la cera está tocándome las palmas de las manos.
Masoquista
-tú- yo
desde hace años.

Entiende un poco
que me salen hematomas
verdes,
moradas,
invisibles
en el alma.
Pero por tenerte no me importa
ni las cremas que tanto odio,
ni los consejos que escucho nunca.
Ni que tenga que irme cuando no quiero.
Y es porque no quiero.
¿Entiendes?
Que yo callo mientras hables
mientras grites
no
que me devuelvo a cometer errores.
Yo callo aunque sea falso,
aunque me escuches los sentidos,
el carácter.
Aunque nos pese este futuro ya en los pies
y en los ojos
cansados,
tristes
y secos
Secos de ti.

4.17.2012

Terminaciones

Medir las palabras
con una regla,
de a milímetros,
para que no me duelan más.
Que no hieran los conductos
tus conductas,
y abran cicatrices que yo creía cerradas.
Que no quemen cual colillas de cigarros
mis labios
rojos o
rotos,
o limpios y listos para ti.

Porque ya me arden las ganas de irme.
Acabar con todo lo que sueño
a tu lado
y sin ti.
Cerrar el ciclo,
dejarnos de jugar a los intentos
y entender que no funciona.
Que no funciona.
Borrar las letras de bombas nucleares,
por la tecnología que apremia
la vulgaridad de tu crianza,
la soberbia y la patanería
y mi estupidez
la de aceptarte todo con tal de que me creas.
Aunque sean mentiras,
aunque no.

Y calmarte,
con las manos en mi cara
para que no me veas así
como llorándote hasta el nombre.
Para que no salpiquen los errores
-otra vez-
este presente que se acaba al instante
y nuestro futuro que no existe pura culpa.

1.08.2012

La rebeldía de lo incierto

El diámetro despavorido de las frustraciones se agranda
y agranda
con el paso cansado de los días.
De las mañanas sin ganas y las noches sola,
tocándote en el frío,
besándote aunque juegues a besar a alguien más.
Ya yo no sé si me crees idiota,
o distinta
o perfecta para ti.
No sé si te vale madre,
sinceramente,
toda nuestra historia, o las promesas
o los besos entre la gente,
sin la gente.
O las 6 horas, 2 minutos, un momento.
No sé,
quizás solo te aburres de la monotonía de mis acciones,
de mi léxico basura y complicado,
de la catarsis diaria que no es más que miedo
miedo a que te vayas -otra vez-
es que te fuiste otra vez.



1.04.2012

Stephanie

"Siempre has querido que escriba,
que te escriba, -secretamente-
que todo esto sea para ti y por ti.
Egoísta,
una y mil veces.
Siempre has estado presente,
aunque te vayas.
Aunque ni cerca, ni lejos, ni en mi cama durante la noche,
ni -mucho menos- en la tuya besándonos sin el pudor y el miedo cerca.
Aunque no haya ventana para asomarnos y no caernos.
Constantes, por culpa de esta absurda energía perenne.
Por los interminables lazos que unen lo que ya no existe,
lo que ya no existe, lo que ya no existe;
por favor, lo que ya no existe.
Lo que has dañado con los años,
con las mentiras,
con estos juegos de falsedades en los que te llevas todas las malditas medallas.
Con lo vacío de alguien más mientras yo me volteo el alma en los intentos,
para hacernos por fin felices.
Mientras yo me quedo sentada esperando a que seas capaz - de una buena vez -
de ser quien siempre fuiste.
Quien nunca has sido.
Pero es que no tienes vergüenza al suturar, ni al cortar,
ni al hablarme de futuros, ni de perdones.
Ni de esperanzas,
que por ti odio.
No tienes nada,
y se te acaba la magia.
Se te van a agotar los momentos y mis fuerzas,
se me va a dañar todo el amor.
Me vas a dañar -más- nuestro amor.

Pero tú siempre, tú crees que siempre.
Porque tú si que sabes hacerme escupir este millón de letras,
ahora que la catarsis no me alcanza para explicarte cuantas veces se me ha partido el corazón.
Pero maldita sea,
tú siempre,
siempre."