9.15.2011

Nostalgia

Me dueles en el costado,

en la espalda,

en el estómago.


Te enredas entre el pasado y los sueños que siguen viviendo de mí.

Dentro de ti.

En el centro,

por encima de las heridas abiertas,

interno.


Te siento lejos y me apetece la ironía de odiarte

para que sea mas sencillo.

Ignorarlo, perpetuar el silencio,

orgullo,

descaro,

más mentiras,

más ella* y menos yo.


Pero la sal se me escurre a diario,

como tu sonrisa,

como el lunar de tu espalda.


Se me escapa entre las letras que ni escribo,

por debajo de la mesa, con miedo.

Pisas fuerte, lento, sin compasión.

Cobarde

porque ya hay otras bocas, que no saben a lo nuestro

porque ya hay otros ojos

que te respetan,

mientras yo me quedo esperando por ti.

Siempre por ti.

Por bocanadas de oxigeno desesperado,

que al final nos pudren el cariño escondido.

Y es desesperante la vida, vida.

Es que ya no soporto ver como se nos va muriendo el amor,

mi amor.