7.02.2011

Estoy en el medio del camino,
y no tengo nada para sujetarme.
Está empinado y tú me haces correr,
correr,
tambalearme.
Me haces caer y limpiarme las rodillas como si nada,
porque estoy acostumbrada,
porque estás sanando el ego enjaluado.
Yo solo respiro tratando de jalar la mayor cantidad de aire a mis pulmones,
solo suspiro sobre tu piel,
sobre tus sueños, sobre tu pelo,
sobre mi.
Me miro en el cuadro y me reflejo,
me grito, me corto.
Punzándome las heridas con palabras.
Porque soy una adicta de recuerdos,
de tus labios, de los míos.
Soy adicta de recuerdos,
y voy perdiendo los momentos que se colman de tu presencia.
En el cuarto,
en la sala,
en la cocina,en el carro,
en la nada.
Me sofoco,
me dejo caer,
me intoxicas con veneno.
Te pierdo,
me voy,
eres aire de nuevo
y para siempre.