5.17.2011

Para ti

Solo estoy aquí para decirte que te amo con mi vida...

5.16.2011

Y tengo mucho más que decirte.

Gracias, gracias por todas las veces que me viste a los ojos y supiste cómo mentirme.
Por la ironía de tus promesas cargadas de moscas, tardías, inútiles.
Por mis sonrisas llenas de nada y vacías de ti.
Porque quizás siempre tuviste la razón
jamás fuiste tú.
Fue lo que quise que fueras.
Jamás te vi a ti, vi lo que quise ver.
Pero siempre estuve correcta.
Gracias por el tiempo que perdimos jugando a armar como legos el futuro.

Maldita sea haberte creído.
Maldita sean tus ojos rojos, tu incoherencia y tu cobardía.

Como me arrepiento de haber aparecido cual estúpida esa noche ahí.

5.15.2011

Repetición

Entre tanto y tan poco,
dejaré que el sol ruede en mi ventana hasta esconderse de mi
otra vez
que se canse de esperarme.
Yo no quiero salir.
Dejaré el respirar pausado
o agitado cada vez que te tengo cerca,
por un letargo en mi cama roja.
Por un cigarro.
Por no bañarme, ni comer.
Entre tú y yo ya no hay nada.
Ni silencios, ni paz, ni otra ocasión definida.
Ni lágrimas que no sean mías,
más la imaginación despiadada y tu apatía acelerada.
Dividimos en vez de multiplicar y seguir, o restar y seguir, o sumar y seguir
antes de querer ser piedra en vez de esponja, en vez de gota, en vez de mi.
Suplantarlo
como si fuese fácil,
mientras el sol rueda en mi ventada,
hasta esconderse otra vez.
que se canse de esperarme,
que ya yo me fui.


(Aprovecha que la herida la tiene grande
y tú que me lees, seguro sabes qué hacer.)

5.14.2011

Sapos y principes

Y tú qué sabes de mi, ahora que no estás.
Qué piensas que creo mientras duermo
o no hago otra cosa que soñar.
Como cuando sueño con sus ojos claros y tu historia
que me rodea la garganta hasta dejarme exhausta de pelear contra la corriente.
Supones que soy la misma de hace años,
de ayer.
Que corro a besarte las cenizas de un amor que no funciona
porque no quieres que funcione.
De un atropellado plan de vida, por miedo a dañarme;
aún cuando dañada
he estado siempre.
Allí dentro, acá afuera
del cuento en el que convertí todo esto a ver si se hacia un poco real
y menos fantasía de esas donde las hadas existen
y el monstruo es más que miedo,
donde la princesa es el sapo
y tú...
tú eres el felices por siempre.


5.12.2011

Terapia

Sepo a ti, a noche y a ganas enredadas entre mis sábanas.
Manos en la boca,
para no lamerte los recuerdos;
piernas sobre piernas
evitando recorrerte con los ojos incrustados.
Dentro de ti un nido hirviendo
me quema pausadamente la sinergia.
Cabezas cortadas, derrame de letras,
saltarse la sintaxis física y soñar pasiones de energía.
Tu cabello huele a frutas viejas,
me tropiezo en su vaivén.
Te distraes, te sostengo;
y al final, eres libre en el siempre de mis brazos.