7.29.2010

Y qué si...?

Y si me canso?,
y te creo toda esa cantidad de simplicidades que dices por rabia?
Qué pasa si de verdad me siento menos de lo que soy, más de lo que crees que parezco,
y me duele tanto que reviento por dentro...
y me alejo,
como tus palabras de la razón?.
Qué pasaría si decido olvidar los momentos felices,
los días en los que te hago el amor...
porque yo te hago el amor...
si se me olvidan la cantidad de te quiero fabricados con sueños?,
si llegara alguien que como tú, me pintara el cielo?.
Qué vas a hacer si se me acaban las lágrimas que llevan tu nombre,
y me equivoco otra vez, y otra vez...y otra...
por rabia...por miedo...por ti...por tus fachadas de indiferencia?.
Cómo jugarás la próxima vez que te acuerdes de lo que pasó,
y decidas gritarme sin hacer ruido?.
Qué moverás...qué tocaras...qué sacaras?
quiero estar preparada...así como tú para "cuando me vaya".
Dime qué va a pasar cuando ya no pueda más?,
cuando tú sigas pretendiendo una seguridad que no es cierta,
y yo decida darme cuenta?.
Qué va a pasar cuando te descubra las mentiras y me de siempre cuatro?,
cuando yo comience a hacer cosas sin pensar en esto...
y no como ahora, por y para lo nuestro...?.
Qué vas a hacer tú...
cuando yo no sepa qué más intentar,
qué más aprender a callar para hacerte feliz...
cuando me canse de ser correcta...
cuando se me agote la perfección...
cuando esté en tu cama sin querer ser yo...?

y si me canso? y si de verdad me canso...?
qué vas a hacer con todo lo que me dices con las manos?

7.24.2010

Intentos

Carta a una amiga:



Y es que las razones sobran para contarnos las heridas que tenemos ahora entre la piel y las ganas de arreglar las cosas. Sobran porque el tiempo las cerró con su sabías manos, hirviendo por habernos causado tanto daño.

Quizás también sobran los motivos para buscarnos y querernos como las mejores amigas que una vez fuimos, como tú que eras capaz de meter las manos en el fuego por mi, o eso creía, y como yo que no estaba dispuesta a dejarte. Pero los días se hicieron ya casi un año, se alargó demasiado el momento para enmendar los gritos en aquella churuata, para entender mis cartas...esas que jamás respondiste; se hizo eterna la distancia que nos construimos por cobardes...
O por cobarde yo.

Y me pregunto, ahora que? Ahora no puedo esperar que me veas como antes, que me hables como antes, ahora es ahora y lo que fuimos no volverá. Creo que ambas lo sabemos...

Mi modesta madurez no me alcanza para perdonarla a ella, para hacer como si no hubiese causado gran parte de todo esto. No se jugar a la hipocresía diciéndote que lo haré, cuando lo cierto es que todavía no puedo. Pero la acepto, aunque considere que eres mucho más que lo que te brinda, la respeto; y así como antes, hoy tampoco soy capaz de decirte que te prives de algo que se que te hace feliz. Porque te quiero...y porque aunque juntas no seamos nada hoy, sola sigues siendo mucho.

Debo decir que siempre me quedó la esperanza de una llamada después de alguno de mis intentos...fallidos. Pero sólo de esperanza no se vive, y eso ya lo aprendí. Confieso que siempre quise hablarte en las reuniones, siempre quise volver antes que fuese demasiado tarde... Pero la cenicienta no me enseñó bien y deje que se hicieran las 12.. La 1 y las 2.. Y heme aquí...Siendo la misma verónica, la que tiene miedo de vivir, la que siempre busca apoyo en unas banales letras, la que no te saludaba al principio; verónica, tu amiga...La que te vio llorar y se supo inspirar contigo miles de veces, verónica...Yo...La que aún no sabe hablar mal de ti.

Pienso que así como es cierta mi culpa, la tuya también. Era más fácil dejar que nos ganaran los comentarios de la gente que afrontar y enfrentar los nuestros, siempre fue más fácil soplarnos la historia, que construir una nueva con aquel error que cometimos, y no es cuestión ahora de sacarlo.

Sé mucho, mucho más de lo que tu crees, más de lo que quisiera saber, más de lo que quiero decirte y suficiente para destruir algo que ahora se ve estable. Pero lo sé ahora...Antes no supe más que lo que te dije, y tomaste mal. No planee lo que hice, ni como resultaron las cosas con quien estoy en este momento. Quizás tienes razón, quizás merezco más. Pero si yo no lo averiguo quien lo hará? Nadie sabe mejor que tu, que la gente aprende a los golpes, dejame pegarme si eso tengo que hacer.

No juzgues mi condición cuando hay tanto tiempo y paredes de por medio, que ya no sabes lo que siento.

Supongo que nuestra relación es difícil e imposible en muchos aspectos, y que las cosas jamás serán como antes.. Por lo que tenemos al lado, por quien tenemos al lado. Pero tal vez a estas alturas, sólo quiero comodidad al menos..quiero llegar a un lugar y no saltarte cuando saludo con un beso, ciertamente tampoco quiero saltarme a quien te hace feliz, compartimos tanto que me parece estúpido lo que hacemos, pero un "no pasó nada" no saldrá de mi boca, como te dije.. No se perdonarla, no todavía; quiero que seas tu quien me meta la cara en la torta en mis cumpleaños, quiero que seas tu muchas veces..y consigo aire en vez de tu amistad.

Pues se me acabarían las palabras si sigo escribiendote, a ti que supuestamente me gustaste alguna vez, te acuerdas de esa tontería?, a ti que bueno.. Eres parte de mi vida aunque las miradas sea lo único que tenemos para dar ahora.

Lloro, lloro porque te extraño a rabiar, porque se que el pasado no vuelve.. Pero el futuro se construye.

Estoy dispuesta, si tu lo estas. Y mientras digo que es el último intento, siempre me sale un último más.

Un beso, desde aquí.. Desde lejos.
Desde donde paré el tiempo porque dejamos de hablarnos.

7.09.2010

En lo alto, se me olvida

Son las amapolas que me pintan los labios con sonrisas,
y el ancla que arrastra las heridas de pasados,
hirviendo en aquel mar de falsas esperanzas.
Y la luna brillado allá en lo alto del firmamento
que se vuelve eterno,
como las promesas rotas;
que se quiebra en cada rayo que agrieta la fina piel,
con la que se confunden tú y la seda.
Y es la montaña, esa que subimos y bajamos
por antonjo, desgano, por curiosidad...
La montaña que tiene una cima tan alta
y que hemos visto demasiadas veces;
desde la corniza y desde sus puntos más seguros,
pero hemos visto,
y respirado
y sentido, vaya que nos hemos sentido.

Y es la clase de amor que nos tenemos,
tan efímero y contradictorio a perfecto, tan cliché, tan esto..
Tan poco de aquello... Tan mucho de aquello.
Tan tú y yo...
Y tan mío, que ni te das cuenta.

7.06.2010

Con color y sin él

Verde que te quiero oscuro.
De tonalidades diversas, de compactos, rímeles y rubor.
Verde que te quiero, oscuro como la noche,
bañada de estrellas, pero ninguna alumbra;
como tu sonrisa estampada en mi pecho,
como los ojos negros.
Te quiero ver, de lejos, de cerca, de cerquita...aunque no estés más nunca.

Te quiero simple, triste y sobervia, te quiero verde
y azul, y amarillo y color risas;
como si fuera la primera vez, como si no existiera esa pila de intentos...
fallidos, como pasto que se seca.

Verde que te quiero...oscuro, y claro y espeso como la nieve que nunca vimos;
como la arena de todo el planeta.

Verde, de todos los sabores, con el mismo olor a tú perfume;
te quiero así, verde oscuro, claro...sencillo;
te quiero verde como los ojos que ella casi tiene...verde como mi interior,
verde oscuro...