12.15.2010

Sin color

La verdad es que no tengo nada que decirte,
porque me compré en cualquier lado el mejor de los orgullos para evitar buscarte cuando no tengo entrada, ni boleto de salida a este problema.
Quizás lo compré en el mismo lugar donde tú ya los tienes por cliente fijo;
quizás simplemente me destapé los ojos y te observé las diferencias;
quizás simplemente esta vez te creí los gritos en vez de las promesas.

No tengo mucho que explicarte,
porque sabrás que todavía ni he llorado, ni me he quejado,
ni siquiera he sentido más que esta cóncava soledad que me reclamas.
Es que tampoco quiero hacerlo, porque las maromas son del circo
y yo renuncié justo anoche a seguir jugando a la adivina entre todas las cartas de memoria,
entre tu desinterés y el mío, que ahora tiene tu nombre,
cual regalo de navidad.

Y por supuesto que el camino fácil siempre es el mejor,
hasta cuando no te lleva a donde quieres,
siempre es menos complicado que enmendar los errores sin más te amo,
sin mas disculpas, sin más resmas de papel gastadas
cuando sabes perfectamente que solo estás matando tiempo,
que solo estás matando arboles y estas ganas de vivir entre tu pecho y el mío por más que un rato.

No tengo mucho que contarte, ni a ti ni a nadie, porque no sé que es lo que está pasando;
si te siento todavía no es por pura casualidad de recordarnos,
es por este amor que te tuve cuando llegaste y que te tengo aún yéndome.
Si te hablo a duras penas, es porque esta soy yo dándome mi puesto,
y dándote las armas para destruirnos,
como lo quisiste hacer anoche
y fallaste.

Dándotelo todo una vez más,
para ver si eres capaz de amarrarte la lengua hasta atrás y empezar a construir con el par de manos que tienes.
Para ver si te ahogas con las promesas y te vuelves menos enigma y más acción entre la hierba.


No tengo mucho que decirte, pero es porque esta vez no quiero hacerlo.

12.03.2010

Divagación

Ojalá supieras callarme las palabras que se me escapan sin frenos
por la ingenuidad de querer saberlo todo.
Y quizás podrías entenderme un poco más,
al no escucharme sino verme directo a los ojos
que te gritan las costumbres que no quiero perderme,
las esperanzas que todavía tengo,
las ganas que no me se quitan después de dormirme,
quisiera que me vieras el amor, o lo que sienta;
ojalá supieras.

Y ojalá entendiera que no es nada importante, que no tiene cabida en nuestros besos,
que no cambian las circunstancias los te amo que todavía te dice;
que me devuelven y me hacen querer ser lo que piensas que soy;
aunque equivocarme de nuevo jamás ha estado en mis planes.
Ojalá no supiera que quieres una familia y te encantan los perros,
que prefieres mi cabello largo y los vestidos,
ojalá jamás me hubieses dicho cuáles eran los estándares que buscabas
para así no convertirme en alguien que no soy.
Para así no verme en el espejo y no encontrarme,
para que no resulte que todo te lo he entregado sin darme cuenta,
que mi piel ya tiene tu nombre y mi boca solo conoce un sabor;
ojalá supieras que no estoy para quedarme por siempre,
porque quiero morirme cada vez que me impides soñar a mi manera.
Contigo, pero a mi manera.
Es que ya estoy cansada de taparte el sol de los errores con el pulgar y un ojo cerrado,
no quiero tener la culpa siempre de las caídas,
ni de los problemas,
ni de tu actitud,
ni de ella,
ni siquiera quiero tener la culpa de lo que siento
cuando provoca correr para que esto no me duela más.
Estoy cansada de ser la boba que se cree las promesas porque me has pedido que confíe siempre en ti,
de ser quien cede y quien busca,
de ser más yo que nunca ante el desinterés de tus brazos.

Pero esto que me amarra es más que humano,
la sensación de vacío que me queda cuando pienso que no estarás es superior a todo,
ojalá supieras llenarla como antes y te acordaras de los detalles,
ojalá te acordaras de mi.

Y lucharas por ti y por esto;
ojalá vida, te dieras cuenta de lo que llevo por dentro.

12.01.2010

Sin más que decir

Siempre es lo mismo,
como la enfermedad y la broma de payasos.
Igual que cada trazo, que cada pelea,
que cada sentido que no tienen las conversaciones,
o mi catarsis explosiva que ya te sabes de memoria.
Es así como inevitable que el orgullo te atropeye las ganas, los sentimientos, los besos;
que me lleve por delante sin preguntarme si de verdad quiero discutirlo.

Insaciable te vuelves,
cada vez que pretendes que no pasa nada y te compras la indiferencia en cualquier cuerpo barato.
Impaciente me figuro,
al no tenerte el temple suficiente para que regreses por tu cuenta.

Y presiono, como sé hacerlo; y grito, como no tengo idea.
Es que ¿cómo echarnos la culpa de esto si tenemos un título en saber los problemas,
y otro más en no arreglarlos?. ¿Cómo te amarro corazón y razón con un solo hilo de amargura, para que así no puedas escapar de este tormento?. ¿Cómo, cómo te invento en las madrugadas cuando te abrazas de la almohada por no creerme el amor?.

Cómo me creo que la inseguridad no minó el campo,
de miedos, de dudas, de mentiras
para que olvidarme de que es exactamente eso lo que eres;
de pretextos y desaires; de respeto invisible, de segundos corriendo en contra;
de esto, que me duele más que a ti por ser egoísta.

Si no me entiendes, ni te entiendo; "¿por qué no amarnos y ya está?";
si hay fuerzas latiendo cada vez que nos quitamos las ropas, repiteme por qué es que te vas.
Si no es la desconfianza quien te roba la practicidad con la que me miras, ¿por qué me insistes siempre que no estoy de por vida?.

Y si dices todo lo que dices, y si logras todo lo que logras, y si te importa aunque sea un poco todo lo mío y lo nuestro;
qué haces tú en tu casa y yo tan lejos.
Dime por favor, porque no entiendo,
qué es lo que hacemos rompiendonos de esta manera los sueños.

11.08.2010

Contextualización

Viva, rozagante, llena.
Volviste sin preguntarme si quería que llegaras, y yo que te acepté por ser complaciente.
Te cedí el puesto en esta fila infinita de largos tropiezos y hondas caídas, en donde tú seguramente eres cabo y rabo de pocas soluciones.
Pasaste delante de mi, por no decir sobre mi, hasta el mejor de los asientos para deleitarte,
para burlarte, para apoyarte, para vencerme y dejarme tirada en el pavimento. Para que cuando me levantara, sola, te llenaras la boca diciendo que había sido por tu esfuerzo,
que nunca fue más que un suspiro de ganas enredadas en necesidades recíprocas y tempestad de celos carnívoros.
No fue más que esa sensación de vaguedad y vacío que te dejaban, esa, la que todavía tienes.

Y te pienso, porque lo sabes. Y te extraño cada vez que te vas a dar vueltas en otros cuerpos;
y te miento siempre que puedo, con estos ojos color candela, para que creas que todavía me tienes tal cual un ventrílocuo, con las manos dentro de mi. Y te sonrío desde lejos todas las mañanas, y te modelo las hebras de cabello, y te pinto el cuerpo con los suspiros, y te dejo sin habla.


Y te duele, porque nos duele. Pero mejor el dolor a la desilusión;
mejor esto
a tenerte, teniéndome siempre solo a mi misma.

11.06.2010

Fragoroso intento

Porque las palabras se incrustan en la piel como balas.
Y tú no entiendes, y yo no entiendo
y ni hacemos el intento.

Ya qué importa, si nada cambia;
si somos papales mojados, si somos materia fecal.
Si la inspiración se fue volando cuando me sentí feliz,
y no lo estaba.
Porque no lo estaba, porque esta porquería es un maquillaje
que me quitas y me pones, a tu antojo.
Si te provoca dejas también que se me corra el rímel,
y se me dañe la apariencia de fuerte que tengo.
Solo, porque te provoca.

Y la verdad es que estoy harta de ser culpable,
de quien eres y fuiste,
y de lo que serás y de todo lo que ni me concierne,
en este pedazo de tierra en donde no construyes ni la mitad de lo que prometes.

Harta, de contarte las virtudes tapando los errores con un solo dedo.
A ver si así duele menos,
a ver si te das cuenta de mis llamadas de atención.

Y harta, sigo aquí amarrándome a tus brazos;
enredándome en tus besos,
porque si algo sé, es que no quiero perderte.
Aunque a veces quiera correr sin ver lo que me gritas,
aún cuando no hablas.

Estoy aquí, tras las rejas de mis sentimientos,
haciendo maromas para no montarnos en una balanza y que salgas por los aires;
mientras yo me quedo aquí en el suelo...
porque obviamente todo esto mío, pesa mucho más.

Y lo siento por las ínfulas de perfección que me cubren la fragilidad,
soy solo una egoísta que te ama.
Pero egoísta al fin...

10.21.2010

Compuesto

Quizás tú ya no recuerdes cómo era que hacíamos las cosas tan bien;
o como lo solíamos dañar todo entre las burlas y sátiras patéticas
que llevaban de la mano a los malos vicios;
tú escape;
mi fuga, la ira, las ganas, los besos dentro;
tus manos fuera, mi cintura, el perdón
y su engaño.

Y quizás la tierra era menos tierra y más cielo
cuando venías por mi en repetidas ocasiones;
diciéndome que era todo en tu vida, que yo para siempre,
que siempre...
tú y yo siempre.
Quizás era más grande y menos complejo,
menos contexto
en toda esta mierda que se pudre con el tiempo.

Pero las malas lenguas hablaron lo prohibido
y se nos acabó el juego nocturno
entre lo que se debía y lo que no;
se fumigaron las esperanzas de intentos,
lo ilícito de los cuerpos se abandonó en un hotel de mala muerte,
en un par de mensajes, en tus lágrimas,
en mis opuestos.

Y quizás podrías acordarte de que yo también sufrí,
porque lo cierto es que muchas veces se te olvida la mejor parte,
tu parte, la que no me dejó respirar.
Podrías ser menos ego y más ternura,
más de lo que eras y menos de los fantasmas.
Menos fantasmas, por favor.

Pero yo sé que aquí nadie pierde, todos ganan;
nadie se acuerda sino del dolor propio, de las uñas encarnadas en otra espalda,
del rumor vacío, de un par de fotos.
Y yo te juro que recuerdo el maldito perfume que me come las fosas nasales,
y me mastica sin piedad los momentos.

Aquí nadie cede, todos juegan;
y "mi juego" se torna oscuro,
porque a veces se me cruzan los cables y quiero regresarme,
y el tuyo se torna aburrido,
porque tú sabes que sigo siendo la misma idiota de hace un rato,
que se fue por miedo a siempre quererte
más de la cuenta.

9.30.2010

Insomnio

¿Qué hago cuando te duermes?,
si verte se me hace suficiente para sacarle hilos al tiempo en el que me quedo sola,
y terminar tejiéndote fantasías infinitas,
de manera que no puedas dejar de ser feliz.



¿Qué hago?
Si se me hace agua la boca por no poder comértela a ti entera,
y me muerdo los labios como si fuesen las ganas de que vuelvas...
para que me desnudes,
para que me hagas el amor en plena madrugada.
No sé como esperas que te comparta la cama en las noches,
que deje de pensar y me duerma así sin más, cuando el único sueño que quiero soñar,
lo tengo abrazado a mis caderas.
Cuando es que te siento tan cerca que no quiero perder el momento en rutinas normales,
quiero en cambio disfrutarte.



Pero sabrás tú que me comporto como una dama,
me infundo el miedo a tenerte más cerca para no sacarte de donde estás
y pedirte que regreses conmigo.
Me quedo quieta y te invento la carne entre mis dientes;
o el sentimiento que siempre a estas horas me crece.



A veces cuando te duermes,
te escribo los secretos en la espalda, e imagino que los guardas en el inconsciente,
que nos guardas allí dentro, como para que no pueda salirme nunca;
te respiro pausado, parecido a la última bocanada de aire que voy a merecer,
y suspiro...entre las sonrisas huecas de que seas en serio...
sólo para mí.



¿De verdad quieres saber qué hago yo cuando te duermes?
Pues sólo dejo el miedo a que te vayas en la ropa del día
y me permito vernos en el para siempre del mañana.

9.27.2010

Amarrando las palabras

Que inocencia la mía, definitivamente.
Que vulgar se ha vuelto el creerte que puedo conversarte los males que me pican en la piel,
y los celos,
y estas ganas que me comen la entrepierna;
o el jugar contigo como si fueras mi "juguete" preferido,
mi único "juguete".
Que descaro el tuyo, al molestarte por cada letra mal dicha,
bien dicha,
no dicha;
por cada acento mal puesto, por cada coma que no entiendes;
que bríos tienes tú que también te equivocas al no pensarlo una,
dos
y millones de veces antes de soltar lo primero que se te ocurre,
por mi error, por mi culpa, porque me fui,
porque tú lloraste como hoy lloro yo,
otra vez.

Que triste, ¿es así, "que triste"?
que no me dejes llegar adentro, en donde quiero quedarme,
porque esta superficialidad que me vas dejando al irte me vuelve solo cenizas de tu fuego,
fuego que se convierte en llama tenue cuando me besas
y me sostienes entre los carbones albinos de tus brazos;
que triste que me pones cuando me apartas, por no darte cuenta que eres para mi,
que es conmigo tu vida, que es contigo mi futuro.

Que falta me hace ese cariño en la cama a esta hora,
sí, cuando te vas porque tienes sueño mentiroso,
y ya solo no quieres hablarme;
qué necesidad de intentarte que me aguanto,
para no alejarte más,
que coño...cómo duele que se este acabando la magia y cayendo nuestro mundo,
y muriendo nuestro cofre,
el de tu casa.

"Si tú me amas y yo te amo, ¿qué importa el resto?".
¿No es así que me dijiste?

No te pierdas, que yo no quiero buscarte,
solo quiero que estés conmigo;
porque que vacía me siento, cuando no te tengo.

9.25.2010

Tiempo, más tiempo

Que duro cuando me haces sentir el plato que se llena de moscas;
el plato más caro, el que nadie se quiere comer.
Te juro que me siento tu indiferencia dibujada,
esa que usas cuando ya no te quedan las ganas de hacer algo por mi;
la que usas cuando la costumbre te abrió las puertas a otras casas,
a otros corazones,
a otras letras,
a otras yo.
Que jamás son yo.


Patética, eso me siento.
Por no llamarme un muerto entre tu viva vida;
o un espanto
entre tanto bueno que te dan diferente de lo mío;
y lo que puedo darte.
Porque cierto que lo que puedo darte, te lo doy todo;
y tú lo usas cuando quieres, cuando te provoca,
cuando no te quedan las demás ropas;
cuando te acuerdas que conmigo te ves mucho mejor.


Un fantasma de puros lamentos y reclamos,
que hacen eco solo en mi cabeza,
a ti esto ni te pesa, ni te afecta,
ni un carajo.
Porque pareces de piedra.
Pareces intocable, ya ni sonríes cuando sabes que tienes razón,
ni te esmeras, ni te importa.
Porque ya no te importa, aunque digas lo contrario.


Y te vas alejando, y yo me quedo sentada esperándote a ver si decides volver,
pero me temo que es demasiado tarde para que te des vuelta y me veas,
como idiota en la grama,
o en el medio de la calle,
o en la vía a tu casa,
con mil quinientos letreros, de esos con luces, que dicen,
todavía te amo.
Todavía me salen intentos,
todavía estoy aquí.


¿No me ves acaso?, ¿ es tan invisible mi conducta que no me ves?.
Coño, ¡mírame!
Estoy llevando los golpes de la mejor manera a ver si así entiendes que todo esto me vale demasiado,
así siempre diga que será la última vez.


Pero me estoy cansando de las moscas, y de la gente que me mira con lástima,
de las horas bajo el sol, de las noches sola, de las fantasías, de los sueños.
Incluso de mi misma dentro de esta situación.
Me estoy hartando,
pero ya eso tú lo sabes bien,
aunque quizás tampoco te importe.


Y el problema lo tienes tú, que prometes sin control.
Tú no me vas a pagar el tiempo que pierda creyéndote, ni lo vas a devolver,
supongo.
Porque tampoco creo que te afecte lo que haga conmigo
si tú sigues caminando hacia adelante,
o hacia atrás, o hacia otro lado sin quedarte flotando...
como al inicio.


El maldito inicio que me devolvió a ti.

9.13.2010

Despedirme

No me gusta despedirme,
ni decirle hasta luego a la errónea costumbre de tus besos en la mañana, o en la noche, o en ningún momento pero teniéndolos cerca.

No
, no me gusta verme cuando despierto y estás ausente en mi cama, abrazando mis caderas. Ni cuando no tengo tus ojos para que sigan mis pasos, y vean cada vez que me equivoco;
no me gusta cuando me dices te amo porque tienes que irte, o me tengo que marchar yo;
no me gusta el sabor del viento si no te respiro.

No me gusta decirte que nos veremos luego, ya que la posibilidad de enmarcar el tiempo que ha pasado, no existe y de nada me vale disfrutar si no estás sonriendo a mi lado.

No
, no me gusta encerrarme en la fantasía de tenerte en las noches mientras sueño, porque en la realidad no estás conmigo, ni con ella, ni con nadie, sólo no estás y eso duele demasiado como para querer seguir despierta hasta que vuelvas. No me gusta, pero lo hago porque es lindo saber que al menos allí no tengo que compartirte, ni compartir mis horarios, ni pedirte permisos, ni disculpas, ni nada diferente a mis letras de amor en el subconsciente de nuestro tiempo.

Nunca me gustará verte caminar en mi contra, o que desaparezcas entre el verde oscuro de tu reflejo, no me va a gustar ni esta tarde, ni aquella mañana, ni todas las noches en las que me quedan las ganas amarradas de la razón y tengo que dejarte seguir, porque la verdad es que se me detienen las palabras para evitarlo, aún con la garganta repleta de cuerdas.

No me gusta despedirme porque siento que te llevas mis segundos en cada paso, mis labios en cada respiro, mi todo...aunque no te importe nada.
Ni me gusta la manera en la que pongo excusas para debatir y perder conmigo misma cada vez que no soy la primera, ni la segunda, ni la última, cada vez que te vas y yo me quedo esperándote, porque me prometiste que pronto estarías de vuelta.

Lo odio
, odio despedirme;
y que quede claro que lo hago sólo porque tú me lo pides.

9.07.2010

La equivocada

A veces la facilidad con la que me siembras los miedos es impresionante. No sólo miedo, sino el fracaso mismo al construirme mundos que no son míos, fantasías que no son yo, al contarme las historias de tu camino y que se alejen tanto del mío.

Es como si no supieras verme bien, abrir los ojos al justo tamaño para darte cuenta de que no quiero cosas básicas contigo, sino lo que un día soné y perdí por pesimismo. Pero me siento frustrada, mal hecha; me siento deforme, incompleta, inconclusa, me siento equivocada para ti y para esto de lo que intento aferrarme a ver si logro evitar que corras.

Es difícil cuando explicas tus victorias ganadas, es difícil porque yo siempre perdí; porque yo no tuve algo de lo que pueda sentirme orgullosa, porque no quiero deberle nada al pasado, porque cuando estoy con alguien, estoy de lleno y no caben segundos ni terceros, no cabe ni el aire entre los suspiros porque necesito más de ti que del resto; y me culpo a mi misma por ser como soy, y se me enredan las manos por no saber si estar contigo me hace crecer o recordar lo que ya no puedo ser; si te hace feliz o me lo invento para no estar sola. Si estoy enamorada o me amas sólo a medias.

No sé como explicarte que me siento así como más pequeña que tu molde, más baja que tu pedestal, más grande que tu inocencia, mucho más grande; me siento diferente y aparte aunque tu cuerpo se asidue al mío con perfección, así tus besos sepan exactamente en qué parte de la piel posarse, así tus ojos y los míos ahora sean una sola alma; me siento ajena, me siento extraña.
Pero no quiero que te vayas, ni que te quedes si no sabes en lo que te metes; no quiero cambios sólo que me aceptes...Y que sepas que no sé si quiero lo mismo que tu más adelante, pero podríamos ver que pasa, porque con todos estos intentos yo espero no estar equivocada.

8.30.2010

Perdida

Comienzo a perderme entre las letras de quererte y olvidarlo
entre tu sonrisa marcada por mis manos, entre los cuerpos;
me pierdo entre las ganas de buscar amor y no encontrar nada.

Parece que empecé a caminar en sentido contrario a tus promesas,
al futuro junto a ti, o a mi vida quizás contigo pero siempre sola;
porque ahora le temo, porque has omitido demasiados errores,
errores, errores, errores,
tus errores
y mis disculpas otorgadas,
porque siempre tengo que conseguir una excusa para seguir haciéndolo.

Me pierdo entre la seguridad que me invento y la que de verdad me brindas,
esa que rompes cada vez que te creo las miradas furtivas, las caricias latentes.
La que rompes por miedo a que sea igual que tú,
a que me quiebre por dentro,
¿no te das cuenta que yo también estoy pegando los pedazos?.

Me pierdo entre mis fallas y el pasado que no te resta peso;
que no te quita lágrimas, que no me hará sentir peor
ahora que sé que fui nada para tus besos;
ahora que me dijiste que entre mis labios estaban sus palabras,
sus palabras y tus "te extraño".

Me pierdo entre el tiempo que corrió por malgastarnos las ganas de no volver jamás;
de jugar en la basura de tu engaño,
de equivocarme para que no lo hicieras tú primero y hoy fuese todo diferente;
y quizás te suene cobarde,
pero yo evité que me vieras a los ojos sin verme a mi
diciendome que no cuando en realidad era si.
Te evité las tretas y las jugarretas,
fui grande y radical,
y no me dolió tanto antes, pero te prometo que hoy a mi
me duele mucho, mucho más.

Estoy perdida ¿sabes?, entre lo que siento y la razón;
entre ver las cosas con lógica
o con este amor de papel que va sobreviviendo sobre el mar y no termina de llegar a la orilla.
Estoy perdida escalándote las montañas,
aguantando el frío de tus silencios,
y los volcanes de tus palabras;
estoy sentada sonriendo porque amo la vista,
sentada aquí en la inmensidad de la vida,
pero estoy tan perdida.

Y no sé si quieras que camine cuesta arriba aunque no logre reparar nada,
no sé si vale la pena intentarte, cuando siempre me hieres,
cuando en las noches el alma me duele.

Me perdí o me perdiste en el trayecto de enamorarme,
me senté, porque me cansé de jugar a que sabía hacerte feliz.
Me perdí, y aquí me quedo hasta que, si quieres, vengas a buscarme.

8.22.2010

No hay más

Que te quede claro que fue tu culpa, y que ya no existen los intentos en mi cuerpo. Que ya no hay más motivos que este amor que nunca he querido creer por miedo al daño, que ya no hay ganas de valorar tus esfuerzos ni tu empeño, ya no hay nada...ya no hay nada.

No quedan fuerzas de perdonar las faltas, ni los errores, ni los comentarios, ni las actitudes... Ni tampoco las omisiones de mi cambiada actitud. Ya no hay más tiempo, ni oportunidades ni territorio para que conquistes, ya no hay nada.. No hay nada.

No quedan besos que darte sin inseguridad, no quedan abrazos, ni noches de sexo, o días, o tardes de lluvia; no quedan sentimientos por descubrir porque ya todo te lo entregué y jamás te diste cuenta; no quedan horas, ni años, ni sueños...ni más de tus mentiras y tus falsas promesas, ni de mi porquería de esperanza sobre tu basura de palabras. No queda más de tu vida junto a la mía, porque no quiero, porque soy más que tú y que esto... Porque eres el atardecer, tan perfecto que se acaba al instante... Eres tiempo efímero, eres... nada, ya tú para mí eres nada.

Que lástima que me enamoré.

8.14.2010

Mi firmamento

Siempre bajo este mismo cielo.
De destellos dorados opuestos a tus ojos, con miras de grandeza y futuro,
con recortes de pasado, pero sin mucha tempestad.
Tú y yo siempre bajo este cielo de azules y amarillos,
y rosados y naranjas...
de emociones inexplicables e inexistentes,
de mentiras que son como las nubes de lluvia,
de ironías como cuando está tan hermoso que comienza a caer la noche.
Siempre bajo el mismo cielo, así estés en una ciudad diferente,
en una cama diferente...con alguien diferente,
siempre bajo este cielo, nuestro cielo.
Uno inventado, que no hace falta morir para sentirse allí,
que con sólo un beso estás más allá de él;
uno perfecto, más que el real,
es que es nuestro cielo... ¿qué más podría esperar?
Con los atardeceres y las estrellas, con los relámpagos...
Contigo, conmigo...
Nuestro cielo...
Mi cielo

8.11.2010

Balanzas

No sé si es mi cuerpo frágil entre tus brazos de piedra,
ó si son mis ganas expuestas;
ó el color de lo que proyectas.
No sé si es la gravedad de lo efímero que me dificulta la respiración,
ó lo inútil que antes te sonaban los besos,
porque no te los daba yo;
el caso es que no sé si es mi culpa que pierda el equilibrio cuando me abrazas,
o si es la tuya por también quitarme el habla;
si es normal que sienta que toco el cielo y el fondo del mar,
que a la vez pueda reír y llorar,
que te vuelvas parte de mi metro sesenta mientras me respiras el cabello
ó que brilles entre toda esta mierda que hay de por medio.
No sé si es que las rodillas no funcionan en mi cuerpo, ó es que simplemente
seden por tus silencios,
en realidad no sé que haces cuando juegas a amarme;
ni sé que quieres aparte de amarrarme;
pero los continentes están a un paso cuando te tengo cerca,
y vaya que es raro que aún no lo sepas.

8.08.2010

Probabilidades

A veces quisiera ser tú en vez de otra
y no ser nada,
ni nadie frente a tus ojos.
Quisiera poder manejar tus ganas
y los antojos que me dan, a veces,
así sería menos difícil interpretar los silencios que me dejas
cuando aún estando, no estás.

A veces,
quisiera aprender a callarme la catarsis,
y creerme por completo las verdades de plástico que no puedes evitar;

quisiera borrarte el pasado a ver si así puedo hacer de ti
mi ventrílocuo,
sin si quisiera tocarte.
Y quisiera dibujarme cientos de veces la sonrisa
cuando te veo mirando a alguien más...cuando descubro que no soy la prioridad;
tal vez así pueda conseguir la manera de botar mis celos por los poros,
y tragarme, cual saliva, el egoísmo que me corre por dentro
y me mata lentamente la esperanza de que algo de esto existe.

A veces,
quisiera cambiarme el nombre con la estúpida ilusión
de que asi podré correr
y huir sin herirme, sin sentirte...sin vivirte,
podré alterar mi rumbo y tú dirección,
y encontrarnos en algun camino alterno
sin tanto de por medio.
Sin esta caja llena de intentos...
que no se cansan de aparecer.

A veces quisiera ser yo en vez de esto;
y ser feliz a pesar de aquello...
y dejar de crearme cuentos en la cabeza
y que me nazca la pereza de que todo lo tuyo me importe demasiado.

Quisiera no tomarte tan a pecho, y sentirme sola cuando veo que...
esto lo hago sola...
y es que a veces, solo a veces,
quisiera confiar en las palabras,
como si no hubiese historia para dañarlas.

7.29.2010

Y qué si...?

Y si me canso?,
y te creo toda esa cantidad de simplicidades que dices por rabia?
Qué pasa si de verdad me siento menos de lo que soy, más de lo que crees que parezco,
y me duele tanto que reviento por dentro...
y me alejo,
como tus palabras de la razón?.
Qué pasaría si decido olvidar los momentos felices,
los días en los que te hago el amor...
porque yo te hago el amor...
si se me olvidan la cantidad de te quiero fabricados con sueños?,
si llegara alguien que como tú, me pintara el cielo?.
Qué vas a hacer si se me acaban las lágrimas que llevan tu nombre,
y me equivoco otra vez, y otra vez...y otra...
por rabia...por miedo...por ti...por tus fachadas de indiferencia?.
Cómo jugarás la próxima vez que te acuerdes de lo que pasó,
y decidas gritarme sin hacer ruido?.
Qué moverás...qué tocaras...qué sacaras?
quiero estar preparada...así como tú para "cuando me vaya".
Dime qué va a pasar cuando ya no pueda más?,
cuando tú sigas pretendiendo una seguridad que no es cierta,
y yo decida darme cuenta?.
Qué va a pasar cuando te descubra las mentiras y me de siempre cuatro?,
cuando yo comience a hacer cosas sin pensar en esto...
y no como ahora, por y para lo nuestro...?.
Qué vas a hacer tú...
cuando yo no sepa qué más intentar,
qué más aprender a callar para hacerte feliz...
cuando me canse de ser correcta...
cuando se me agote la perfección...
cuando esté en tu cama sin querer ser yo...?

y si me canso? y si de verdad me canso...?
qué vas a hacer con todo lo que me dices con las manos?

7.24.2010

Intentos

Carta a una amiga:



Y es que las razones sobran para contarnos las heridas que tenemos ahora entre la piel y las ganas de arreglar las cosas. Sobran porque el tiempo las cerró con su sabías manos, hirviendo por habernos causado tanto daño.

Quizás también sobran los motivos para buscarnos y querernos como las mejores amigas que una vez fuimos, como tú que eras capaz de meter las manos en el fuego por mi, o eso creía, y como yo que no estaba dispuesta a dejarte. Pero los días se hicieron ya casi un año, se alargó demasiado el momento para enmendar los gritos en aquella churuata, para entender mis cartas...esas que jamás respondiste; se hizo eterna la distancia que nos construimos por cobardes...
O por cobarde yo.

Y me pregunto, ahora que? Ahora no puedo esperar que me veas como antes, que me hables como antes, ahora es ahora y lo que fuimos no volverá. Creo que ambas lo sabemos...

Mi modesta madurez no me alcanza para perdonarla a ella, para hacer como si no hubiese causado gran parte de todo esto. No se jugar a la hipocresía diciéndote que lo haré, cuando lo cierto es que todavía no puedo. Pero la acepto, aunque considere que eres mucho más que lo que te brinda, la respeto; y así como antes, hoy tampoco soy capaz de decirte que te prives de algo que se que te hace feliz. Porque te quiero...y porque aunque juntas no seamos nada hoy, sola sigues siendo mucho.

Debo decir que siempre me quedó la esperanza de una llamada después de alguno de mis intentos...fallidos. Pero sólo de esperanza no se vive, y eso ya lo aprendí. Confieso que siempre quise hablarte en las reuniones, siempre quise volver antes que fuese demasiado tarde... Pero la cenicienta no me enseñó bien y deje que se hicieran las 12.. La 1 y las 2.. Y heme aquí...Siendo la misma verónica, la que tiene miedo de vivir, la que siempre busca apoyo en unas banales letras, la que no te saludaba al principio; verónica, tu amiga...La que te vio llorar y se supo inspirar contigo miles de veces, verónica...Yo...La que aún no sabe hablar mal de ti.

Pienso que así como es cierta mi culpa, la tuya también. Era más fácil dejar que nos ganaran los comentarios de la gente que afrontar y enfrentar los nuestros, siempre fue más fácil soplarnos la historia, que construir una nueva con aquel error que cometimos, y no es cuestión ahora de sacarlo.

Sé mucho, mucho más de lo que tu crees, más de lo que quisiera saber, más de lo que quiero decirte y suficiente para destruir algo que ahora se ve estable. Pero lo sé ahora...Antes no supe más que lo que te dije, y tomaste mal. No planee lo que hice, ni como resultaron las cosas con quien estoy en este momento. Quizás tienes razón, quizás merezco más. Pero si yo no lo averiguo quien lo hará? Nadie sabe mejor que tu, que la gente aprende a los golpes, dejame pegarme si eso tengo que hacer.

No juzgues mi condición cuando hay tanto tiempo y paredes de por medio, que ya no sabes lo que siento.

Supongo que nuestra relación es difícil e imposible en muchos aspectos, y que las cosas jamás serán como antes.. Por lo que tenemos al lado, por quien tenemos al lado. Pero tal vez a estas alturas, sólo quiero comodidad al menos..quiero llegar a un lugar y no saltarte cuando saludo con un beso, ciertamente tampoco quiero saltarme a quien te hace feliz, compartimos tanto que me parece estúpido lo que hacemos, pero un "no pasó nada" no saldrá de mi boca, como te dije.. No se perdonarla, no todavía; quiero que seas tu quien me meta la cara en la torta en mis cumpleaños, quiero que seas tu muchas veces..y consigo aire en vez de tu amistad.

Pues se me acabarían las palabras si sigo escribiendote, a ti que supuestamente me gustaste alguna vez, te acuerdas de esa tontería?, a ti que bueno.. Eres parte de mi vida aunque las miradas sea lo único que tenemos para dar ahora.

Lloro, lloro porque te extraño a rabiar, porque se que el pasado no vuelve.. Pero el futuro se construye.

Estoy dispuesta, si tu lo estas. Y mientras digo que es el último intento, siempre me sale un último más.

Un beso, desde aquí.. Desde lejos.
Desde donde paré el tiempo porque dejamos de hablarnos.

7.09.2010

En lo alto, se me olvida

Son las amapolas que me pintan los labios con sonrisas,
y el ancla que arrastra las heridas de pasados,
hirviendo en aquel mar de falsas esperanzas.
Y la luna brillado allá en lo alto del firmamento
que se vuelve eterno,
como las promesas rotas;
que se quiebra en cada rayo que agrieta la fina piel,
con la que se confunden tú y la seda.
Y es la montaña, esa que subimos y bajamos
por antonjo, desgano, por curiosidad...
La montaña que tiene una cima tan alta
y que hemos visto demasiadas veces;
desde la corniza y desde sus puntos más seguros,
pero hemos visto,
y respirado
y sentido, vaya que nos hemos sentido.

Y es la clase de amor que nos tenemos,
tan efímero y contradictorio a perfecto, tan cliché, tan esto..
Tan poco de aquello... Tan mucho de aquello.
Tan tú y yo...
Y tan mío, que ni te das cuenta.

7.06.2010

Con color y sin él

Verde que te quiero oscuro.
De tonalidades diversas, de compactos, rímeles y rubor.
Verde que te quiero, oscuro como la noche,
bañada de estrellas, pero ninguna alumbra;
como tu sonrisa estampada en mi pecho,
como los ojos negros.
Te quiero ver, de lejos, de cerca, de cerquita...aunque no estés más nunca.

Te quiero simple, triste y sobervia, te quiero verde
y azul, y amarillo y color risas;
como si fuera la primera vez, como si no existiera esa pila de intentos...
fallidos, como pasto que se seca.

Verde que te quiero...oscuro, y claro y espeso como la nieve que nunca vimos;
como la arena de todo el planeta.

Verde, de todos los sabores, con el mismo olor a tú perfume;
te quiero así, verde oscuro, claro...sencillo;
te quiero verde como los ojos que ella casi tiene...verde como mi interior,
verde oscuro...

6.29.2010

Divagación Utópica

Uno pasa la vida pretendiendo ser quien no es, queriendo convertirte en quien no serás. Pasas la vida y ésta se te acaba pensando en la inconformidad del placer, en la malquerida mirada de lo no propio.

Y te pones la máscara que no me deja verte, mientras yo uso la mía que jamás me he quitado; nos tapamos los cuerpos, nos enrollamos las manos y aparte de todo eso, preferimos pintar las palabras con besos amargos, para que no duela tanto desnudarnos.


Pretendes tú y yo,
y él y ella, y ella...
y pretendemos todos.

Jugando a no decir lo que quema, o diciendo demás sin que en realidad la esencia se sepa, y me engañas...siempre me engañas.

Y yo te engaño, le hago trucos a la mente y me engaño.



Pd: Airplanes. BOB ft Hayley Williams
...I could really use a wish right now.

6.13.2010

Para ti, aunque no entendamos nada.

Hace unos años se apareció él, preguntándome por una amiga que jamás se volteó a verlo; haciendo que mi paciencia se fuera al borde y escribiéndome más de la cuenta, (¿te acuerdas de esas conversaciones hasta que salía el sol?)

Se apareció él, así sincero y bonachón, con una cara de que se las sabía todas más una, y lo odiaba, nadie sabe más que yo; pero con el tiempo me di cuenta que era una completa ignorante...no había día en el que no aprendiera alguna cosa que de tu boca saliera.

Teníamos como 16 años (cosa que supiste siempre y yo no), cuando comenzamos esta marejada de sentimientos y cosas que no tenían nombre. La necesidad de que el día pasara volando para llegar a hablarle era inevitable, (tranquilo, yo sé que tú también sentías así); cuando no había como saber de nosotros, juro que prefería borrar esa fecha del calendario, porque habían sido un exceso de horas perdidas. Y las cuentas del teléfono eran gigantes, las ojeras me crecieron más y más y él ya no tenía dinero con qué comprarse saldo...(y tú papá comenzó a gritarte a diario por mi culpa. Pero valió la pena no?)

Él no tenía idea de que iba hasta a querer mudarse a 8 horas de su casa, solo por estar a mi lado, (ni yo sabía que esa se convertiría en una responsabilidad que muchas veces quise aceptar).

Pues y siempre supimos entendernos sin decir una palabra; (y todavía están esos días en los que por el aire me mandas a pensar en ti, días como cuando pones el ipod en shuffle y suena una canción que te gusta, como esas de bjork...)

Hace unos años se apareció él, y creo que nunca pensamos que por más tiempo que tuviésemos sin hablarnos, sin vernos, sin pensarnos...algo cambiaría entre los dos. Se apareció, volteó mi mundo un rato y se llevó por el medio a varios, (una vez quisiste hasta matar a golpes a aquel idiota que me estaba haciendo daño). Fueron meses hermosos en donde la distancia nos amarró las ganas y nos enamoró un poquito las almas (¿nos enamoró las almas?); pero la vida tiene tretas y jugarretas, tiene caminos diferentes, tiene relojes... y nos despertamos del sueño. Y yo estaba con alguien más que él no entendió sino mucho después (aunque yo sé que aún te enredas entre mis palabras de aquella noche en mi cuarto), y tú...no sé dónde fue que te metiste, pero también te fuiste.

La cosa es que un día él se me apareció, y hoy puedo decir que es una de las personas que sé que siempre estará presente; no importa si las ocho horas se hacen días, si él deja de ser yo y se convierte en él, o si yo dejo de ser yo para querer ser más que esto, (no importa nada la verdad, nada si al cerrar los ojos y mirarte sé que todo estará bien de alguna manera). Me crece el pecho cuando digo su nombre, cuando pienso en quién soy en su vida, y por qué no? se me nublan los ojos cuando recuerdo lo efímero que fue.

Hoy, él es uno de mis mejores amigos; hoy él está enamorado y escribió esto que dejo más abajo; hoy tengo horas hablando con él y cada segundo que pasa, me deja más anonadada con lo perfecto que los años lo hacen. Hoy lo amo diferente y de verdad, y es que en este juego existen malos y buenos, y existe él.

Hoy me provoco escribirte; que te quede claro que esto no es ni medianamente lo que pasa por mi cabeza cuando quiero hablar de ti, pero las musas están volando por allá lejos, y no quiero traerlas.

Me dijiste que sería para ti un honor verlo aquí, y para mi es quizás el mismo poder publicarlo.

"Ser perfecto, no significa no tener defectos", una de las mil cosas que me enseñaste.



"Que perfecto sería poder plasmar sentimientos...que queden grabados con la misma intensidad con la que tus besos graban sonrisas en mi vida... Vida que hoy no estaría completa sin la dicha de tenerte...
Siento que escribirte que te amo no es justo para con el corazón y decirlo no es suficiente para describir lo que hemos logrado... Como amigos y como pareja...
Tu bien estar ha pasado a ser una prioridad... por ti he crecido y aprendido, he llorado y he reído, por ti amor he podido levantarme en esos días y confiar en que todo estará bien... Decirte que te amo no es suficiente...
Me retas... Me encantas... Me inspiras... Me molestas... Me muerdes… Me amas... A tu lado la vida tiene una intensidad que no puedo controlar, es uno de los sentimientos más confusos pero así exquisitos que he vivido jamás… decirte que te amo simplemente no es suficiente.
La verdad… es que podría escribir páginas y páginas de razones por las que me enamoro de ti una vez más cada día, pero siento que es cuando estamos juntos y el mundo se reduce a nosotros… lo que hace que amarte se sienta tan natural… tan inexplicablemente sencillo… y realmente no sé si sencillo lo explique…"
Peter Mavilla

6.10.2010

Diálogo

¿Qué pasa si paro esto? ¿Si te dejo por otra cosa, por alguien más?...¿Qué harías si me doy la vuelta y consigo saciar las ganas de alguna otra manera? ¿Será que tus ojos cálidos se volverán hielo y la risa de letras será sólo un borrador? Y si me largo...¿será que mueres?

Mi risa se hará polvo sobre tus trajes; si te vas, me matas como en clave; se me acaba la sangre negra que me corre a torrentes por materia blanca, me violas el derecho a reclamar, a amar y sentir...a soñar e imaginar...a contar y a hablar. Me robas las noches y me regalas días sin sentido.. Me dejarás y me voy a morir de soledad.

¿Pero de qué te sirvo? No te saco a pasear, me da pena tu compañía...no eres de admirar. Y tú sabes bien que te amo más que a cualquier otra historia del pasado, más que a cualquier viejo y oscuro teatro...Más que a componentes naturales y más que a mi misma o mi cuerpo en otra parte, pero ya no tengo ganas de seguir sufriendo por tus garabatos ilegibles.

Lo eres todo, y si muero ya no serás. Me guías en lo turbio de este mundo y me llevas de tu mano percibiendo cada sentido. Me elevas, me estrellas y más que todo eso, tú me tomas en cuenta.
No te vayas, te lo pido... Quédate aquí... Aquí conmigo.

A diez días de mi cumpleaños.

¿Dime cómo hacer para que olvides mis perdedores labios rojos bordeando tu cuello, mis dientes sin filo mordiendo la carne de tu barriga, como vas a olvidar mi lengua ávida en cada parte de tu cuerpo?. ¿Cómo vas a hacer para borrarte la memoria y suprimirte el pensamiento, cómo harás para que se evaporen los escombros que quedaron de nuestro amor efímero y todo los sueños que ya no se cumplieron? ¿Cómo harás para no pensar en mi, en mis chistes malos y en mis reclamos, en las peleas y los momentos de puro desgano, en los ratos donde la risa era la magia que nos quitaba las distancias y los besos eran más que señas de todas estas ansias? ¿Dime cómo harás para que todo sea como una simple clase de tu universidad, como una nota musical, como una letra que no saldrá por mi paladar, como harás para que tú y yo no seamos una cuenta sin sacar? Quiero que me expliques y que yo te entienda, quiero que me detalles esta dinastía con sus emblemas, quiero que le eches la culpa a mi virus de pesimismo y si es preciso a mi manera de evitar hacer caso omiso. Antes que nada quiero que me hagas razonar, pensar y justificar la razón por la que te vas, y por supuesto quiero que por favor me expliques como demonios es que me vas a olvidar.

6.07.2010

La calle del medio

A medida que pasa el tiempo me enamoro de tus silencios,
de esa manera que tienes de atraparme las miradas
y desnudarlas con máxima cautela,
tanta que ni me de cuenta.
Me enamoro de otro tanto de cosas,
pero me preocupa quererte a ciegas,
así como te estoy queriendo...
Porque es ahí donde el miedo corre sobre mis lunares del pecho,
entre mis piernas torcidas y mi sonrisa fingida,
galopa como caballo viejo
por tus mentiras...
por esos malditos silencios,
de los que te recuerdo que me enamoro,
esos silencios que dominas,
mientras yo me quedo inocente pensando que son sólo fantasías mías..

Y aparecen como las ganas esas cosas que omites por error,
que simplemente evitas sin razón;
aparecen los celos enjaulados, los tonos mal educados...
Llegan y tocan las puertas para robarme la emoción.
Pero yo lo guardo y lo reciclo, aunque sean sólo escoria,
lo guardo a lo lejos y en el fondo de mi nada...
Lo guardo y lo dejo pasar...

Porque es que yo también tengo mis momentos de caducidad,

yo también sé mentir en vez de amar.

6.03.2010

Eres: ...

Eres como la noche, como una inmensa risa vestida de negro. Como las nubes que van devorando estrellas, así como tú hacías con tus manos entre mis piernas. Eres como la luna, redonda...amarilla; una luna que por más lejos que esté, es mía e hipnotiza; una luna que corre en cada cielo nublado y se resbala pero nunca acaba por caer y estrellarse en llanto. Eres el mar que gruñe como un borracho empedernido y escupe espuma contra las rocas; tú en vez de espuma escupes fuego de palabras y actitudes, y en vez de rocas está mi alma. Eres como los relámpagos que agrietan el firmamento; y es que si no hay firmamento descuartizan a esta, tu fiel sirviente de tormentas. Como la lluvia que no se agota y abre huecos en las aceras, que inunda y resbala también por mis mejillas, tus mejillas...
Tú eres como la nieve que congela, el tempano que hiela y eres como el calor de mi verano en los cuerpos entrelazados. Como la brisa que aún me mandas, eres como la más tenue de mis miradas; eres más que un atardecer perfecto, un amanecer efímero; eres como una flor que cambia constantemente de lugar y su camino, como esa boca irresistible,

eres tú y no eres nadie... y soy yo, el océano de tu egoísmo.

5.28.2010

Back in line

Es tan cierto como un papel en blanco que me llama a gritos para que escriba una carta, tan ajeno como ahora son tus labios y tan hiriente como mis palabras. Es cierto que cuando hay mal tiempo yo dejo de lado la buena cara, y tú te escurres en mis recuerdos mas férreos e indelebles en el centro de mi vientre, y me dejas un hueco en el pecho como si te hubieses llevado partes de mi que aún están latentes. Es cierto que ya no estoy y que tú tampoco estás, no cabe duda alguna de la distancia que creamos y de que funciona en todo esto tan bizarro; es cierto que la felicidad tocó la puerta y no tenía tu cara de ébano desteñido, o sus manos cortas, esas que saben abrazar mis miedos con tanta perfección; es tan cierto que aún consigo mirarte entre mis sábanas y que seas musa perdida de mi nostalgia. Es cierto que no retrocedo ni me equivoco tantas veces, ya no pienso en tenerte y quererte;

y es cierto que cuando rugen los truenos yo te escucho llorar entre mis mentiras, y cuando caen las gotas en mi cara, suena when it rains a todo volumen...como el 17.

5.18.2010

Verónica, la pendeja

Lo que pasa con este post, es que me miré en el espejo y no me gustó lo que vi. Pasa que estoy harta de ser la buena del asunto, de escuchar "eres más que eso, menos mal que te das tu puesto", de aguantarme los celos, de calarme a la gente, de verte y que no me moleste parte de lo que siento cuando omites tu opinión, de retrocederme sin querer; me agoté de las ironías de la vida, porque siempre quiero revolver entre la mierda para ver si queda algo bueno, si sobra la esperanza en alguien para pegarla a la mía y que así funcione algo de esta porquería en la que no queda de otra que seguir respirando. Hoy vale, me cansé de ser paciente con tus arranques, de esperar cosas que jamás vendrán, porque pocas cosas cambian y como es ley, tú no lo harás; me cansé de los malos tratos, de las migajas que manejas con tus manos, de sentir que compito cuando yo ya me gané el premio, si es que esto fue alguna vez una carrera de relevo. Me cansé de los perdones al día siguiente, de mis palabras de aliento para "intentar" y también me cansé de llorar. Lo que pasa con este post, es que el reflejo estaba estallado por la desconfianza, tenía manchas de limpiavidrios de pasado y aparte de todo eso, la foto que nos tomamos en la playa aquella vez, estaba pegada en el marco, como si quisiera burlarse de que siempre es lo mismo, de que siempre hay mañana pero el hoy está deshecho, ella se quería burlar de como te quiero y sigo aquí jugando a que nada pasa, pero por alguna razón me dijo...

Verónica, tú si eres pendeja.

5.08.2010

Sólo para ti..

Te escribiré a ti...Que te conocí hasta en los peores momentos, en los de lujuria, en los lamentos, en los tiempos de intensidad, por ti yo conocí la soledad. A ti que te recorrí despacio y también rápido...saboreando de tu cuerpo y alma cada espacio. A ti que te robaste mis fuerzas y mis ganas de seguir viviendo, que hiciste malabares con mis pensamientos, que me empujaste contra la sociedad sin pedirme permiso, ni mirar mi edad. A ti, que lograste en mi lo que nadie ha podido lograr, que me hiciste crecer y perder...Que me enseñaste de todo y aprendí de menos, a ti que apareces y te vas cuando quieres, cuando alguien más te merece. Yo hoy, a pesar de mis musas escasas, te escribiré a ti, AMOR...que me consigues sola en cada esquina esperando por una migaja de tus manos, por unos besos de sus labios, a ti que llenas esta y todas las vidas, a ti que desapareces pero sin previo aviso vuelves...
Tú siempre vuelves...

4.27.2010

En el medio de todo, estas.

Mientras seamos tú y yo no hay teceros ni cuartos que valgan, ni tiempo ni medidas exactas, ni reglas, ni engaños ni más maneras de hacernos daño. Mientras tu cuerpo se asidue al mío con peculiar naturalidad, no habrá amor más perfecto que el nuestro, ni cabra el cielo de tu boca en el firmamento. Mientras sea mía tu mente débil en voluntad y tuya mi alma rota por penas de amar, tendremos horario suficiente y permisos de entrar, y como condición única está no acabar con la soledad artificial. Mientras mi caoba y tu ébano destenido a su máximo potencial, brinquen en el colchón de mi cama y ladren en la pata de la almohada, no habrá relación anexa que sobrepase esto...
Que sobrepase esto y en realidad valga.

Preámbulo XIX

Vamos a empezar un juego, en el que yo te digo que esto es tuyo sin serlo; en donde tu cara perfilada y pelo corto, son nada al lado de mis ganas de devorarte en la entrepierna. Vamos a jugar sin que te des cuenta que te deseo, como la sal a la herida, como el dolor al amor, como mis labios a tu boca y como este escrito a lo que viene pero no me toca. Juguemos mientras tu estás leyendo y te enciendes sin así quererlo, mientras yo sé que vas a verlo y me revuelco entre tu voz incognita y el pensamiento. Ven a jugar mientras curiosos se preguntan quién demonios serás, y menos mal que esa cuerda de estúpidos no se dan cuenta que yo grito en silencio tu nombre sin poder parar.



Vamos a empezar un juego en el que yo te digo hola, y tú haces de todo en el resto.

4.26.2010

Confieso

...que amo deliberadamente el nuevo CD de Mariana Vega.


"Que no es motivo de orgullo
esta soberbia apatía,
por eso es que me escondo,
mañana será otro día… si si
mañana será otro día.
Hoy que he despertado envuelta
en signos de interrogación.
Hoy que sumo más problemas
a una difícil situación.
Hoy podría hablarte por horas
sin hallar la solución,
porque hoy tengo más preguntas
que una llamada opinión."

Hoy

4.13.2010

Antojos chiquitos

Hoy se me ha antojado dedicarte mil canciones, recordarte en cada esquina de mi cuerpo en ruinas por tus besos y acumularme las sonrisas para no gastarlas todas en un solo encuentro.

Me han dado ganas de soñar aunque sean mentiras, de pensar en planos y cartulinas, es que por unos segundos me han dado ganas de verte dibujar en mi vida. Hoy a pesar de un ayer color tormenta, y de un ego herido en este instante por algo que no quiero que sepas, me ha provocado pedirte que te quedes siempre a mi lado, que no corras ni camines si no vamos al únisono de un paso, que respires entre mis piernas y duermas sobre mi pelo, que no te mires más al espejo, que en cambio me veas a mi para decirte lo que yo veo.

Me han entrado ansias de comerte la piel entera, de limpiarte toda la arena que dejaron otras huellas, de castigar mis pensamientos furtivos y de ser la dueña de algo solo tuyo y mío. Hoy he querido quererte más de la cuenta, hacerme la ingenua y seguir pidiéndote que saldes el pasado más mis cuentas, hoy he querido ser feliz una vez más y que seas tu quien me regale toda una nueva fantasía de lo que es amar.

4.07.2010

Falsedad de fugarnos para siempre

Cuando se te agote la falsedad de tu vana felicidad, cuando los dedos se te gasten de enrollar otro cabello, cuando comiences a buscar en ella cosas de mi que obviamente no tendrá... tal vez o quizás te las puedas imaginar, cuando sus labios te sepan a nada y la saliva se vuelva amarga, cuando te aburras de vivir en el pedestal que te creas para subirte el autoestima, cuando su cuerpo te provoque a duras penas sexo, cuando caminar sea inútil y correr ya no tenga cabida, cuando las lágrimas te nublen los ojos cada vez que te acuerdes de una mentira, cuando no tengas fuerzas para levantarte de tus fracazos, cuando se te borren las musas verdaderas y no haya nadie para llamarlas, cuando te haga falta que te amen como yo siempre supe hacerlo...

La tendrás a ella para que sacie la sed que tienes de devolvernos.

4.06.2010

Para darse cuenta

"Me di cuenta que podría vivir una eternidad contigo
Me di cuenta que no existe algo más hermoso que abrir los ojos y tenerte arriba de mi
Me di cuenta que eres el cielo
Me di cuenta que dejarte pasar no estaba bien, y que te quiero conmigo
Me di cuenta que tus labios son los más suaves del mundo
Me di cuenta que tus besos sanan cualquier herida en mi corazón
Me di cuenta que en tus ojos hay algo más
Me di cuenta que tus sonrisas me hacen querer darte un mundo entero
Me di cuenta que tu olor es el único que quiero
Me di cuenta que te extraño hasta si no me miras
Me di cuenta que tus manos son perfectas
Me di cuenta que tu cabello es el más hermoso que he visto
Me di cuenta que amo tu nariz (aunque la odies), la amo
Me di cuenta que no puedo parar de mirarte, que para mi eres como un cuadro nuevo todos los días
Me di cuenta que amo cada parte de tu cuerpo
Me di cuenta que quisiera que lo que soñamos sea verdad en algún futuro
Me di cuenta que quiero mi vida a tu lado
Me di cuenta que te adoro con mi vida, mi alma y mi todo"


yo también me di cuenta que


...disfruto de tu risa más que de la mía
Me di cuenta que tus manos llegan a lugares donde nadie más lo ha hecho
Me di cuenta que me descubro a medida que camino a tu lado
Me di cuenta que hablarte de cosas serias es menos complicado de lo que pensé
Me di cuenta que nos parecemos más de lo que crees
Me di cuenta que no hay una sensación en estos momentos que supere la de estar a tu lado
Me di cuenta que mientras más malcriada soy, más besos me regalas
Me di cuenta que puedo hacer que sientas cosas que nunca has sentido
Me di cuenta que puedo herirte y no quiero que suceda
Me di cuenta que estoy haciendo las cosas bien esta vez
Me di cuenta que tendrías el mundo si fueses con todos como lo eres conmigo
Me di cuenta que hueles a nada, pero tienes demasiada esencia
Me di cuenta que aguantas demasiadas carajitadas de mi parte
Me di cuenta de que tu estatura es exacta, tu peso perfecto y tu boca inigualable
Me di cuenta que el tiempo lo cura todo y que tú tienes razón miles de veces
Me di cuenta que vales la oportunidad que tengo en mis manos
Me di cuenta de mucho...y espero seguir haciéndolo

4.03.2010

Tiempo de retención

Sigo aquí, con los pies desnudos sobre la tierra húmeda producto de mis lágrimas inexactas. Con el corazón sin cavida en este pecho que se atiene y sobrevive por una respiración lenta y complicada; con el miocardio podrido, perdido entre lo nuestro y lo falso. Con las musas durmiendo dentro de bosques tapiados de lírios amarillos y girasoles gigantes; aquí percibiendo tu perfume corporal a medida que caigo eternamente ó floto en los sueños que no alcanzamos. No me quejo de ti porque me voy como los globos de helio aunque me sienta amarrada a tu muñeca, no me quejó de mi aunque este en el infierno sin haberme muerto.


"tus palabras con mis sentimientos". Gracias Paola

3.29.2010

Preámbulo XVIII

Aquí dejo la carta que nunca te envié
(hace mucho tiempo atrás)


Pues la puerta se entre abrió, y tus manos aunque estaban atadas de egoísmo, me empujaron contra la luz que entraba a la caja donde estuvimos tanto tiempo. Se abrió, y yo con un par de lágrimas saltando en mis mejillas, caminé con la cabeza abajo y la mirada perdida entre las mentiras y la nada que me dejaste; esta vez salí...

No quiero que te confundas, mi partida no se debe a ver que había afuera, no es por probar algún otro sabor; que te quede claro que es sólo porque me obligaste a salir. Quiero que sepas que por más que intente volver no podré entrar, la puerta está cerrada con tu llave imaginaria de nuevas emociones y mi desconfianza. Las ganas de tocar hasta que decidas abrir pienso desaparecerlas con el tiempo, ya que no es justo que vuelva a romperme los nudillos y quebrarme las uñas, sólo porque tú no tienes ganas de averiguar si vale la pena invitarme a pasar para borrarnos la monotonía y los miedos, para despojarte de esa característica que no te deja crecer.

Quiero que sepas que guardaré poco a poco los sueños, embalaré las promesas, regalaré las costumbres y el resto te lo quedas tú dentro de esas cuatro paredes, porque ya no quiero que me duela más saber dónde y con quién estás; ojalá en poco tiempo ya no duela más.

Quiero decirte que ya sabes lo que siento, así como yo sé lo que sientes y el por qué de tus acciones sobrevaloradas; conmigo no tienes derecho a la mentira, ni deber a la verdad, desde que jugamos a aparentar esa regla se puso más que clara.

Mientras camino fuera de ese cuarto, que es tan mío como tuyo, como alguna vez fue nuestro, sé que quizás escuche tu voz, pero por favor no grites más hasta de verdad quererlo; porque estaré sorda de palabras perfectas, de murmullos de comienzos y estaré por sobre todo eso, innabilitada de ti.

Quiero que sepas también, que el "peso de mi amor" ahora pienso que se irá eventualmente, y dejaré de pensarte, de escribirte, dejaré de compararte y celarte; él se irá, lo prometo, pero nunca olvides aquella conversación en las escaleras.

Y por último, seré feliz entre la ignorancia, entre otros brazos, entre lo que fui y lo que tengo que ser... Yo seré feliz así como tú alegas serlo. Seremos felices como siempre quisimos, pero tú en tu cuarto y yo en el mío...tú en la jaula de tu ficción y yo paseando en lo real...
Tú allá lejos...y yo aquí otro tanto.

Cuidate
"la cajita del jamón"

3.17.2010

Creerme

Y yo me creí lo de las piernas perfectas que combinaban con mi abstracta silueta. Me creí lo de los ojos hermosos, lo de las manos suaves y medidas exactas para enamorar a cualquiera. Yo me creí lo de la sonrisa impecable y los labios suaves; me creí que con eso podría a mi lado guardarte. Yo me creí lo de los miedos vencidos y las excusas inexistentes; me creí los sueños y los juramentos y si supieras que también me creí lo del placer en el sexo. Me creí la distancia y el tiempo volado, me creí que imaginarte en mi cama era más que un regalo. Me creí que mis letras te hacían llorar, que mi amor podía hacerte suspirar; me creí que no habría más nadie en la imagen, me creí eso y lo de que no cabría en ninguna otra parte. Me creí los defectos perfectos, me creí los pies hermosos (que no tengo), me creí que a tu lado todo sería eterno. Me creí un mar de lágrimas secadas y los abrazos de seguridad que te brindaba.

Yo me creí demasiado... pero tú, ¿tú alguna vez dejaste de embadurnarme para algo de ti confiarme?

3.15.2010

¿Regenerar?

Si tú brincas, yo lo haré sigilosa
como para que no me veas a tu lado
y así jamás pienses en alejarte.
Si tú lloras, guardaré mis lágrimas
para prestártelas cuando lo sientas necesario.
Si tú crees, yo te pintaré un mar de sueños,
te dibujaré, aunque no tenga idea de cómo hacer algún trazo,
todos los castillos que nos prometimos
y en ellos armaré miles de emociones,
de manera que te distraigas y no veas hacia el exterior
con ganas de conseguir algo mejor, ó peor.
Si tú ríes, yo te observaré con detenimiento
para cuando la ira consuma nuestro tiempo
sea capaz de recordarte en aquellos momentos.
Si callas, yo pondré tus palabras entre mi tinta
para que siempre sobren al mirarnos sin prisa.
Si tú te desnudas, yo tocaré tu cuerpo despacio
sin que te des cuenta de que mis manos se pasean por tu blanca piel
así no sentirás miedo, así no pensarás, así no sabrás que puedo herirte.
Si tú triunfas, ya yo lo habré hecho
porque tus logros son mi empuje, porque tus metas son mi camino.
Si tú te vas, yo esperaré sentada
aunque no regreses, aunque se me desgaste la memoria recordándote,
aunque consigas algo más allí afuera donde no quiero que mires por egoísmo.

Y si tú regresas, yo te juro volver a esperar tu partida.

3.14.2010

"Tú no crees en nada..."

Esto es porque la ira me consume, porque tu partida no me ha dejado cabida en esta vida. Es porque me dijeron que ya no creía en la felicidad, es porque te llevaste todo en lo que confiaba para hacer malabares con mis sentimientos y quebrarlos contra el suelo. Esto va por tus promesas, por tu vil destreza de enamorar cada espacio y llenar cada parte incompleta, por pintarme los colores mas brillantes en el cielo nublado y por la lluvia que arrastró sin empeño todo lo que habías a medias dejado. Brindo por tus labios, por tu llanto fabricado, por tus mentiras que sabían al edén y por ti, mi terreno perdido en la batalla sin gloria. Esto es porque sigo vagando entre tus noches de insomnio; esto es por la confianza que ya no tengo y es por el dolor que aún siento.

2.24.2010

Preámbulo XVII. HASTA EL NÚMERO CALZA.

Hoy asesinaste mi paciencia.

Debiste tragarte un caramelito de yare cuando decidiste enamorarme.

O tragarmelo yo cuando volví a creerte.

2.23.2010

Tú y yo

Las ganas se revolcaban rozando el borde de la locura por estar presas en el infierno de aquellas sábanas verdes.Sólo quería arrancarme las entrañas del inconsiente que vagaba deseoso por el túnel de nuestros recuerdos reprimidos.Tú me mirabas con cautela, como león a su presa; detallaste cada error corporal de mi parte y apagaste a medias tu orgullo agrandado por culpa de mis palabras de amor.Lo apagaste justo en el instante en que me devoraste hasta los sueños sin dejarme respirar.

Yo tendida en lo que ahora era el cielo de tu cama, jadeando por un poco de mi aliento evaporado, comencé a notar como te disolvias convirtiéndote en lo que eres.

Tú ahora temblando de terror por ser carnada en vez de predador, te diste la vuelta para jamás volver, o mejor dicho... Para hacer como si nunca nada hubieses estado aquí.

2.22.2010

A tu tributo imaginario

Hay días que me canso de esperarte, de hacer del tiempo algo estático mientras todo gira rápido y yo me siento como dentro de una taza de esas que hay en los parques de diversiones. Hay momentos en los que se me acaba el aire y lloro como si las lágrimas pudieran hacerse el mar que ahogara este dolor; y hay otros tantos en los que también río como si de verdad consiguiera borrar lo que ha pasado durante todo este tiempo con las sonrisas. Hay veces en los que mi piel parece tu piel... Porque se me va desvaneciendo en la nada de mis cuatro paredes mentales, los problemas ajenos y tu egoísmo incontrolable. Hay ocasiones en las que pierdo el control porque no me gusta estar sola, aunque quiera estarlo...Y aquel tatuaje no aplica nada sobre mi...No "pienso y después existo". Hay instantes en los que me devuelvo al pasado a rebuscar entre los escombros de nuestra historia, para ver si queda algo en ti de esto que yo todavía siento. Y hay días en los que me provoca creer que las penas se matan con los grados de alcohol... Es por eso que hay días como hoy, en el que sólo puedo decir "salud a tu tributo imaginario".

2.15.2010

Entre mis sábanas

Me acostumbre a tenerte en mi cama. Durante las noches de frío era tu cuerpo el que me arropaba los sueños, era tu aliento el que dejaba estelas en mi cuello, era tu fino cabello rozandome las mejillas, tus ojos intensos seduciendo a la espectativa y eran tus labios bordeando mi espalda con ganas de saciarme las ganas...
Me acostumbre a tenerte en mi cama. Durante los días sin fuerzas, en donde el color no era otro que el gris de tormenta y la lluvia era el llanto de mi alma en pena. Donde el aire era espeso y no hacíamos más que vivir contando los minutos para entrelazar nuestras piernas otra vez, como si no existiera mundo alterno al de nuestras sábanas eternas.
Me acostumbre a tenerte en mi cama. Durante los espacios sin tiempo, en donde las risas y mis sonrisas eran cómplices de nuestras famosas mentiras. Donde la ropa estaba demás o de menos y el fuego era el cielo de mi infierno. Donde las barreras y escalares se volvían niebla facilmente y el miedo se convertía en el villano que moría al final de nuestro cuento.
Así fue como yo acostada mientras te inventaba...me acostumbre a tenerte aquí, en esta, mi cama. Y ahora que no estás presente, que tu espacio está intacto y aún caliente, que tus recuerdos me rompen por dentro y que aprieto el aire para ver si por buena suerte aún te encuentro...
Es que me doy cuenta de cuanto voy a extrañar eso.

El peso de mi amor nos seguirá hasta la muerte

Aún mientras yo soy ligera y tú no tanto, te vuelas con la brisa de todos lados, te me escurres entre las manos y te me disuelves cada vez que te siento como roca sólida dentro de mi cuerpo. Cuando la lluvia cese de mis ojos y los calmantes hayan surtido efecto en mi torrente sanguíneo, espero que sea menos complicado aceptar esas cosas de ti que quiero borrar, pero sencillamente no puedo. Es tan tóxica y está tan oxidada la hojilla con la que cortas cada hilo que nos unió alguna vez, que me da miedo mirarla de lejos, puede que me contagies otra vez con tu amor enfermizo, insuperable...con nuestro amor inolvidable.
Y pues el peso de mi amor nos seguirá hasta la muerte,

o hasta que yo lo mate...

2.13.2010

Preámbulo XVI

Que te extraño, sí te extraño. Que tus manos se me pierdan en las sábanas mientras duermes a mi lado y que tus piernas se enredan en mis piernas (ni siquiera me interesa que toques mis pies si te tengo conmigo) lo extraño. Que tu cabello roce mi cara cuando estamos a nivel, y tu boca plante los besos más profundos en mis labios, lo extraño...te extraño coño, te extraño. Que lo básico como una llamada me quite el valor de hacer locuras por ti y lo fuerte de un adiós no me reviente la esperanzas cada día..lo extraño lo añoro...te extraño.

Y si me da la gana de aparecerme de nuevo, lo haré. No quiero creer que crees que se acabó todo.

2.11.2010

Preámbulo XV .Tú

Es esa sonrisa en donde se esconde la imperfección, la que a veces parece un cuadro en donde los mismísimos dioses dejaron su huella. Son esos lunares de tu cara blanca que me hipnotizan, junto con ese par de labios que aún sin hablar, lo dicen todo. Es ese cabello oscuro que tiende a jugar con mis ganas, son tus movimientos bruscos en busca de mi atención pagana. Es el aire que exhalas y la brisa que te roza, lo que intenta volverme loca. Son tus piernas firmes y torso delgado, tus manos de lija con caricias de seda, son las miradas ajenas. Son tus ojos profundos, tus mejillas rosadas y tu calor corporal. Es esa mentira que mantenemos en secreto...que nos enciende cuando rozamos la piel sin querer. Son esas ansias que provocan tus lágrimas y mis conflictos alterados. Es la vida que me usa de proyecto y tu vida que me llama la atención. Son los sueños que no alcanzamos...es eso... es que aún nos extrañamos.

2.06.2010

La mala del asunto.

Si tú te cansas, ya yo estoy harta. Cuando tú vienes...Ya yo he recorrido el mismo trecho más de mil veces; y es por eso que nos contradecimos tanto...por tú terquedad de diablo y mi absurda inocencia de saberlo todo. Porque mientras tú hacías, yo dormía...y ahora que soy como lobo de cacería, me reclamas. Dónde estuviste cuando yo tenía mis dudas? Dónde estabas tú, cuando yo te estaba esperando? Seguramente en el mismo lugar donde quiero estar yo, hoy. Ahora es que piensas en lo que perdiste y te miras en el espejo de mi olvido...en el reflejo de tu derrota...en las sombras de mis delirios...Ahora se te quiebran los cristales en las manos...y te sale sangre, sangre que aprendí a usar como pintura de guerra. Ahora...Soy yo y no eres tú...Ahora yo siempre soy la mala del asunto...

1.31.2010

Gris

Hoy que llueve y el día esta tan gris como parte de lo que fuimos, te extraño. Hoy que la brisa me roza como tus manos aún saben hacerlo, como los besos que me mandabas cuando estabas a lo lejos, como el aliento que nos robamos en todos los momentos de pasión y como lo que fuimos algún día tú y yo, quiero estar contigo porque te extraño. Hoy que jugamos a que yo soy la madura y a que tú no pierdes la cordura, a que no existen las casualidades y a que cada quien está en cierto modo... por su parte; se me escapan palabras que no sirven para nada.

Lo siento, pero es que a veces me pierdo.

y te extraño...

1.24.2010

Preámbulo XIV

Quisiera que tu gentileza saliera un poco a flote, que el enamorarme se hiciera tu prioridad. Quisiera que vieras donde me tienes y donde estás, porque si me voy esta vez sabes que no volveré más. Ojala te dieras cuenta de lo que valgo, y de esas oportunidades perdidas, quizás sería más fácil percatarse de por qué camino y camino sin sentido. Que el roce de tus labios en mi cuerpo sea adictivo no significa que ya hayas logrado el cometido. Que me desviva y acepte, que aunque muchas veces aún cuando sé que mientes, lo intente...que aunque haya llamas y fogatas aunque exista un amor dormido entre viejas llantas


yo a veces solo quisiera que tu gentileza saliera.

1.16.2010

Alicia Keys. If i ain't got you

Some people want it all
But I don't want nothing at all, If it ain't you baby
If I ain't got you baby
Some people want diamond rings
Some just want everything
But everything means nothing
If I ain't got you, Yeah

1.12.2010

Deseos

Ojala los kilómetros se hicieran cielo entre tu y yo cada vez que debes alejarnos.
Ojala el suelo no tuviera dimensiones que intenten desviarnos.
Ojala tu cabello no oliera a gloria y tus manos fuesen menos que eso.
Ojala yo no sintiera la dependencia de tus piernas entre las mías, esa que me mantiene ahí el resto de los días.
Ojala no fuese complicado verte sin tenerte, sentirte sin poder morderte.
Ojala mi boca no fuese tu droga, y ojala tu droga no fuese veneno.
Ojala las palabras quedaran en más que eso; ojala los deseos no se hicieran de hierro.
Ojala los cumplidos de otras mujeres no te afectaran; ojala no las mirarás, no les hablaras.
Ojala el castillo de promesas fuese real, ojala las malas oraciones quedaran atrás.
Ojala vivir para inventarte no fuese mi problema; ojala pudiera eliminar las barreras.
Ojala esta impotencia no me asaltara los ojos en las noches, o en el día...o en cualquier hora de mi vida.
Ojala tu mirada no atrapara todos mis sentidos; ojala fueses algo simple, llano y vacío.
Ojala no supiera que tu sientes exactamente lo mismo.
Ojala no hubiésemos cometido tantos errores, tantos que ya no crecen las flores.
Ojala fuese más fácil esto de "buscarte sin poder encontrarte"

Ojala todo esto fuese sencillamente, un poquito más fácil...

1.11.2010

La nada

Me he cansado de caminar entre senderos llenos de arbustos espinosos, de esos mares demasiado salados y de los volcanes que mienten con humo y no se llevan todo con lava. Evito respirar el óxido del viento que me corta como hojillas cuando pasa entre mis dedos, que te inventan sin cogerte en lo que ahora llamo la nada. Y me engañan tantas veces que pedí prestadas otras manos para seguir contando las desdichas de este corazón arañado sin uñas; y me engañan tantas veces que me creo invencible ya que duele menos en cada ocasión; la armadura se hace de hierro pero por dentro me derrito de calor. Ya no logro distinguir entre lo que haces sin querer y lo que haces por venganza, y no logro entender cómo es que está en proceso de apagarse nuestra magia.

Ahora que tengo envenenada la razón y no distingo lo oscuro del color, saco todo de los planos, rompo todos los peldaños ya escalados, boto a la mierda tus sonrisas fabricadas y mando al cipote los sueños que me dieron estas benditas alas que ahora están dañadas.
Ahora que tú te enredas en esas letras de odio y otras de promesas, yo me alejo despacio para no caerme de nuevo.
Ahora que estoy tan vacía de ganas y tan llena de nada...le pido una tregua al tiempo para poder acostumbrarme de nuevo.