5.04.2009

Un día de luna

la luna parecía un chocolate blanco
incluso pensé que hasta podría tocarla
suspiraba sola sentada bajo un manto estelar mas oscuro de lo normal
preguntándome a mi misma si es posible olvidar; cada fibra de mi cuerpo se electrificaba
en ese instante en el que el viento frío me rozaba,
movía mi cabello con suavidad, era quizás hasta algo relativamente sensual
seguía petrificada con la magnitud de una obra maestra
y sin querer, todavía con la idea de agarrarla y morderla
quisiera que estuvieras físicamente a mi lado,
que todos tus errores se aniquilaran independientemente de mi rabia
que te dieras cuenta de lo que valgo, y volvieras sin pensarlo para enmendar ese pasado tan errado

Otro de Febrero

hoy creo que no hay nada que hacer, que te veo caminar hacia el otro extremo y me lleno de lágrimas; se me atropella lo que siento, lo que pienso
todavía te amo..y no lo entiendo
hoy precisamente, no confío en ti, tus palabras parecen mentiras preparadas y tu voz sigue diciendo créeme..
no se como sacarme todo esto de adentro, ya no puedo intentar más
no debo buscar en donde no hay nada que encontrar
si tan solo supiera como enmendar lo que esta mal, si tan solo pudiera obligarte a regresar
me duele cada día..es una constante agonía, estás tan cerca, estás con ella
y no sé como quitármelo de la cabeza.
no me queda sino aceptar que ya no estarás, pero todavía no sé como hacer eso de olvidar,
es cerrar los ojos y soñarte, es mantenerlos abiertos y sencillamente recordarte
quisiera que todo fuese como planeamos, que el camino no tuviera opciones para desviarnos
que estuvieras a mi lado, tal y como sigo anhelando
pero son simples deseos..y por mas que intento..no logro dejarlos

Febrero

Basta
No puedo seguir quitándome fuerzas inverosímilmente, eres tú quien me ínsita, y lo compruebo cada segundo que pasa cuando tu lengua comienza a hacerle función a tu cerebro y hablas sin el corazón; me siento segunda y lo odio, como logras con tanta facilidad que reviva momentos de mi niñez que aún hoy me duelen, es asqueroso y desafiante a la vez .Prefiero evitarte a decirte las cosas como las veo en mi cabeza, quizás este mal, porque pienso que llegará un momento en el que nos aburrirá hasta hablarnos, a veces me preocupa el hecho de que ya no me interesa darte mi opinión y que se vuelva riña, es un círculo vicioso mi negatividad, pero no puedo controlarla cuando pones delante de mi cualquier prioridad momentánea. Quiero gritarte que no estás haciéndolo bien, pero así descubrí que no aprendes. Está demás decir, que todo esto me duele.